15 julio, 2018

El tiempo vuela y yo vivo feliz mis vacaciones.


Hoy es día 15. Lo que significa que ha transcurrido un cuarto de mis vacaciones.
- Por un lado esto es un horror porque estos días se fueron en un soplo, y las vacaciones son maravillosas y querría que duraran siempre.
- Por otro lado la vida es siempre maravillosa, también cuando hay que trabajar. ¿Qué más da que pase el tiempo rápido y vuelva el nuevo curso? Pero ¡qué leche!, me fastidia el ritmo acelerado del curso y no quiero volver al estrés que supone. (¿En castellano será con s o con x?)

Si echo la vista atrás veo que no he parado y que lo he pasado divinamente. No he tenido tiempo ni de escribir a Pseudópodo para pedirle que cuelgue las lecturas de este medio año. El primer fin de semana, casi sin empezar julio, estuvimos mi mujer y yo en Arenas para preparar la casa para unos inquilinos circunstanciales: del 8 al 15 de julio (400 euros). Luego vuelta a Salamanca. El miércoles viaje a Ávila,
Estuve unos días solo en Arenas de San Pedro. Solo quiero decir con los gatos. Estuve pensando entonces en hacer un "diario de la soledad" pero mi vida estaba tan llena que no encontraba tiempo para escribir. Llevé un montón de cosas al punto limpio. Nuestro inquilino de invierno desde hace trece años se ha ido definitivamente (siempre se iba los veranos, pero volvía en septiembre)  y había que deshacerse de muchos trastos que dejaba.
La soledad tiene un goce especial y cuando no tienes obligaciones pautadas se convierte en un vagar feliz. Puedo hacer exactamente lo que quiero en cada momento sin ninguna interferencia. No son necesarios horarios para coordinarme con mi mujer, puedo decidir cualquier cosa sin tener que negociarla con ella, no tengo que escuchar la televisión de fondo en la casa... Si no leo no es porque ella me interrumpa con asuntos pendientes que corren mucha prisa, es sencillamente porque no leo. Todo, absolutamente todo depende de mi voluntad. Algo insólito cuando compartes normalmente una casa con una familia de varios miembros.
Un día quise dedicarlo al silencio y la meditación. No fue del todo posible pero medité tres horas. Y me di un largo paseo por naturaleza. Me gustó la experiencia pero no sabría explicar gran cosa sobre ella. O quizás sí, pero no tengo tiempo.
¿Por qué estaba solo?
Mi mujer se fue a Dublin con tres hermanas suyas de jueves a jueves y yo partí esa semana en dos partes. Tres días en Arenas y tres en Avilés viendo a un amigo. O a un matrimonio amigo, que también así se puede contar. Aunque en realidad la mayor parte del tiempo son conversaciones con él sobre el feminismo desnortado que nos toca vivir. O sobre el descarrilamiento en general de la vida política.
Hermoso paseo matutino por la playa de la Salina mientras mi amigo trabaja.
Se me olvidaban los viajes. Estupendas aventuras en Blablacar.
- Yésica, una joven que me habla de resonancias, rayos X, medicina nuclear, (imagen para el diagnóstico, que es en lo que trabaja) (Viaje Salamanca-León)
- Antonio, un hombre que cambia un pinchazo en tiempo record en plena autovía a la salida de León, mientras otra pasajera "se quiere morir" (era guapa) y sale a la cuneta a hablar por teléfono disgustada, como si fuera Antonio el culpable del pinchazo. Después aún recogemos a Alipio, un paisano que llevamos de un pueblín a otro, y que nos habla de sus 100 cabras (incluyendo las crías) y de su hija que quiere dedicarse a la apicultura. Al final del viaje momentos de un dialogo tenso entre Antonio y la guapa pasajera que le reprocha la duración excesiva del viaje. Experiencia nueva para mí esto de que existan sombras en un viaje de Blablacar. (Viaje León- Avilés)
- ¿Qué decir de Mateo Pierre? Un estudiante de traducción de 24 años, inteligente como él solo, con el que compartí una charla de tres horas sin parar con el tema central del feminismo. Viajábamos en una autocaravana (no se me ocurría que con la autocaravana se pudiera hacer blablacar) y conducía Enrique, un tipo de mi edad  que charló con su otra pasajera muy joven que iba de copiloto. Si de primeras me hubieran dado a elegir hubiera elegido hablar con la chica pero una vez vivida la charla con Mateo sé que es imposible que la chica hubiera mejorado mi viaje. (Viaje de vuelta Gijón-Salamanca)

Continuará.

06 julio, 2018

Noche, paz, silencio y algo más.


Estoy en Arenas. Salgo al jardín común ya anochecido. Está completamente vacío y solitario. Se oye lejana alguna televisión de los chalets cercanos. Me tumbo en el cesped  y admiro el cielo estrellado sobre mí. Es un cesped en el que los niños de la urbanización juegan al futbol durante el día pero ahora esta en silencio y todo inspira calma. Han apagado la televisión porque no se oye ya. Respiro hondo. ¡Qué paz! Me concentro en el momento. Aquí y ahora. No desear nada. Solo ser. Vivir. Solo vivir. ¡Qué felicidad!. Miro el reloj, no sé por qué lo hago, las 12:59,. Sigo tumbado en el cesped. ¡Qué importa la hora!

En el minuto siguiente descubriré, cómo olvidarlo a partir de este día, que el jardinero tiene programados  los aspersores del riego automático para la una.

01 julio, 2018

OLVIDO DEL CUERPO


El olvido del cuerpo. Me lo hizo notar Isaac, que a veces ha comentado en este blog, después de ver un vídeo que colgué aquí. Desde luego soy demasiado espiritualista. Me produce cierto rechazo que la postura corporal sea importante en la meditación, por ejemplo. Pero hay un aspecto en el que no me olvido del cuerpo. A la hora de pensar en la identidad de alguien. 

Por primera vez, nos juntamos hace tres días, los del grupo de meditación de los jueves para tomar unas cañas. Como apenas si nos saludamos a la entrada y a la salida de la meditación no nos conocíamos de nada. Era, digamos, el primer encuentro y de muchos no conocía ni su nombre. 

Aunque normalmente acude más gente a meditar, los que nos juntamos ese día fuimos once personas. Era el último día antes de las vacaciones de verano el que habíamos fijado para tomar unas cañas.
Estábamos sentados en una terraza. Alguien propuso que nos presentáramos. Mucha gente tendía a hacer una presentación espiritualista. "Fulanito es artista" dice alguien de otra persona. Por lo visto pinta, esculpe y un grupo de teatro representó recientemente una obra que ha escrito. Me intereso por cuál es su trabajo. Contesta vagamente que psicología y derecho. ¿Pero de qué vives? "Estoy enferma y tengo concedida una incapacidad". 

Aclarémonos. Algunos tienden a hacer una presentación que considero etérea. Sus aficiones, su visión del cristianismo o la meditación. Olvidan la infraestructura económica. 

Hay cosas que definen a una persona. Si tiene pareja, si tiene hijos, si los está criando aún o están emancipados. Y su trabajo. Relaciono el trabajo con el cuerpo porque es el fundamento de su sustento, porque es el sustrato material imprescindible para vivir. 

Pensar que todo es material me parece un reduccionismo burdo. Pero olvidar lo material es una mutilación falsificadora de la realidad. 

Me acuerdo que hace muchos años estuve en un curso varios días en el campo, un curso que daba Lanza del Vasto, el fundador de El Arca, una comunidad que rechaza la tecnología moderna y vive de la agricultura en el sur de Francia. Un amigo, muy perspicaz me dijo entonces: Para conocer de verdad la comunidad deberíamos saber quién es el propietario de las tierras. ¿Lanza del Vasto? ¿Cuatro socios? ¿Son dueños en régimen de cooperativa todos los miembros de la comunidad? Era algo fundamental para saber ante qué nos encontrábamos y él me lo hizo notar. 

Como fundamental para conocer a una persona es saber cómo se gana el cocido.

17 junio, 2018

Sumar y restar.


D'Ors explica que en la vida actual creemos que lo bueno es sumar. Sumar experiencias, posesiones, habilidades... Pensamos que cuanto más mejor y, sin embargo, la meditación le ha enseñado a restar. Cuanto menos, mejor. Por eso él está en un proceso de desasimiento, de desapego. Al final te das cuenta que desnudo es como mejor estás.

En teoría también yo tendría que estar en eso, en restar. Sin embargo, sigo creyendo que cuanto más mejor y que vestirse de gala es buenísimo. Por eso la autocaravana. Cierto es que mi mujer le ponía mucha fe y es difícil remar contra corriente, pero está claro que la tenemos porque también yo la he querido. 

En fin, dice también d'Ors que todo lo que me desilusiona es mi amigo. Bienvenida desde ese punto de vista la autocaravana que tarde o temprano mostrará que tampoco en ella estaba la felicidad anhelada. 

Nos la dieron el viernes. Ayer sábado nos vinimos al camping del Regio a colocar todo y a irla conociendo, que lleva su tiempo. Supongo que el próximo fin de semana será cuando hagamos el primer viaje con ella.

12 junio, 2018

Y os juro que la vida se hallaba con nosotros.

De vez en cuando mi padre me pide que le busque en internet un verso del que se acuerda y que le imprima la poesía completa.

Hoy ha sido: Y os juro que la vida se hallaba con nosotros.

La poesía era esta.

AULA DE QUÍMICA

Si vuelvo la cabeza,
si abro los ojos, si
echo las manos al recuerdo,
hay una mesa de madera oscura,
y encima de la mesa, los papeles inmóviles del tiempo,
y detrás,
un hombre bueno y alto.

Tuvo el cabello blanco, muy hecho al yeso, tuvo
su corazón volcado en la pizarra,
cuando explicaba casi sin mirarnos,
de buena fe, con buenos ojos siempre,
la fórmula del agua.

Entonces, sí. Por las paredes,
como un hombre invisible, entraba la alegría,
nos echaba los brazos por los hombros,
soplaba en el cuaderno, duplicaba
las malas notas, nos traía en la mano

mil pájaros de agua, y de luz, y de gozo…
Y todo era sencillo.
El mercurio subía caliente hasta el fin,
estallaba de asombro el cristal de los tubos de ensayo,
se alzaban surtidores, taladraban el techo,
era el amanecer del amor puro,
irrumpían guitarras dichosamente vivas,
olvidábamos la hora de salida, veíamos
los inundados ojos azules de las mozas
saltando distraídos por en medio del agua.

Y os juro que la vida se hallaba con nosotros.

Pero, ¿cómo decir a los más sabios,
a los cuatro primeros de la clase,
que ya no era preciso saber nada,
que la sal era sal y la rosa era rosa,
por más que ellos les dieran nombres impuros?
¿Cómo decir: moveos,
que ya habrá tiempo de aprender,
decid conmigo: Vida, tocad
el agua, abrid los brazos
como para abrazar una cintura blanca,
romped los libros muertos?

Os juro que la vida se hallaba con nosotros.

Profesor, hasta el tiempo del agua químicamente pura
te espero.
De nuevo allí verás, veremos juntos
un porvenir abierto de muchachas
con los pechos de agua y de luz y de gozo…


                  De Profecías del agua, 1958
CARLOS SAHAGÚN. 

10 junio, 2018

SISTEMAS NEFASTOS Y CONDUCTA INDIVIDUAL.

Una de las mujeres que cuida a mi padre, la de los fines de semana, nos dejó. Consiguió un trabajo en una residencia de ancianos en turno de noche y siempre que la llamo me dice que está agotada. Llevaba casi dos años con nosotros y cuando nos visita tras un tiempo en su nuevo trabajo, se queja de que trabaja muchas horas y que en proporción gana poco. Además explica que en la residencia tienen muy poco personal y que tiene que ir muy deprisa si quiere hacer todo el trabajo encomendado. Por ejemplo, tiene que duchar a diez ancianos en un determinado tiempo.

Súbitamente se me muestra ante los ojos con claridad diáfana el modo como el sistema en el estás condiciona y determina tu conducta. Esta mujer vale mucho para tratar con personas ancianas, trataba a mi padre a las mil maravillas, pero no será la misma con esos ancianos a los que tiene que duchar a toda prisa después de llevar varias horas planchando. En algún lugar leí que la prisa es incompatible con la ternura. Esa mujer no será ella envuelta en esos condicionantes.

De pronto, esa verdad, que ya sabía, me parece de una crueldad espantosa. ¡Qué dinámicas nefastas y ciegas nos dominarán sin que nos demos cuenta por culpa de los sistemas dentro de los cuales vivimos! ¿Qué aspectos de la conducta dependen de mi propia capacidad de decisión y cuáles de una dinámica ineludible que me domina debido al sistema en el que me muevo!




06 junio, 2018

Sobre el capítulo 45 de Solenoide


Son siete minutos hablando de la dificultad de pasar de un mundo a otro. De la dificultad de escapar de este mundo y poder entenderlo desde una posición superior. En Solaris el protagonista no puede entender qué puede querer decirle un ser superior que le envía una réplica de una mujer con la que convivió en el pasado. ¿Es un regalo? ¿Con qué fin?

Estoy viejo y eso se nota en mi cuello. Descubrí ese cuello de persona mayor en una foto del verano pasado. ¡Qué horror!
Por coquetería podía haberlo vuelto a grabar y evitar que se notara tanto pero ya no tiene uno edad para esas tonterías.

04 junio, 2018

Sobre el presente otra vez.


 "Es con este espíritu transcendental con el que Shakespeare escribió sus obras, sin preocuparse, al parecer, si tras todo su trabajo y éxtasis éstas sobrevivirían en la forma en que las escribió, sin preocuparse de si iban a sobrevivir."
[...] Nada me fascina más que un trabajador de las artes o de las ciencias, que tiene un amor tan completo por lo que hace, que las consideraciones de la fama, o incluso el noble sentimiento de desear compartir con los demás, aunque no esté necesariamente ausente, tiene sólo una importancia secundaria.

Entiendo perfectamente este texto de "Silencioso Tao" de Raimond M. Smullyan, porque es el amor que mi padre tenía por su pintura. El disfrute con el acto de pintar era tan grande que cualquier otra cosa pasaba a un segundo plano. La recompensa y la satisfacción se encontraban en el mismo acto de pintar, no en el resultado y su repercusión. Era auténtico arte por el arte en sentido de que, y voy a exagerar, si le hubieran dicho que al final el cuadro sería destruido hubiera seguido pintando.
Es la actitud con la merece vivir la vida. Auténtico amor al presente que se está realizando. 

Coincide con un comentario de guasap que me hace una amiga: "Lo bueno no conoce el futuro". 

Aunque esta entrada contraste un poco con esta otra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...