24 febrero, 2017

¿A dónde hay que llegar?


Leí hace bastante tiempo "Mal de escuela". Cito de memoria y sin poder consultar (es el inconveniente que tienen los libros de biblioteca). Hay un capítulo en el que el autor, un escritor, que de jovencillo fue un pésimo alumno, se pregunta algo así como “¿pero a dónde hay que llegar?”. Y cuenta la historia de varias personas que triunfaron socialmente y, sin embargo, acabaron mal (un suicidio, alguna depresión, ya no recuerdo).


“¿Pero a dónde hay que llegar?”. 
 
Lo que sí recuerdo es que el capítulo me producía enfado. Mucho enfado. En el momento que lo leía, estaba yo penetrado por aquello de “aspiración a la excelencia”. O quizás simplemente por “la aspiración al bienestar”, que se supone que una carrera académica exitosa nos va a proporcionar. ¿Cómo renunciar a eso? En ese momento yo veía claro que hay que llegar a algún sitio.

No lo sé. Lo que sé es que paso del frío al fuego. 

Hoy entiendo al autor de “Mal de escuela”. Lo entiendo muy bien. No hay que llegar a ninguna parte. Hay que vivir. Y no hay una meta prefijada que de no ser alcanzada arruina la vida y la hace inutil. No hay que llegar a ningún lado. 

Hay que vivir. 






................................................
Nos marchamos a Benidorm a aprovechar los bajos precios del buffet libre y los hoteles en temporada baja. Aprovechamos la fiesta escolar del lunes y el martes (carnavales en Castilla y León) para vernos con mis cuñados. Chao. Nos vemos a la vuelta.

21 febrero, 2017

El miedo de los niños de otros tiempos al maestro que pegaba.



Comencé a leer “El árabe del futuro” por recomendación de Pseudópodo. Cuenta la historia de un niño rubio, hijo de francesa y sirio, cuya infancia transcurre en Siria, con vacaciones con los abuelos franceses, mientras gobierna Hafed el-Asad. 

Antes de leerlo, o leyendo el primer tomo, (creo que son cuatro) me gustaba que hablara de otra cultura. Por tener otro punto de vista. Y aunque eso es cierto, lo que me ha gustado del segundo tomo es que habla de la infancia. Y de escuelas en que los maestros pegaban a los niños. Lo cual me recuerda a las escuelas españolas de otros tiempos. Aunque no me pegaron mucho, yo tuve maestros que pegaban.


Yo, que soy una persona miedosa, por naturaleza, entiendo los terrores infantiles que se cuentan en la siguiente viñeta. Amenazas para el futuro que nunca se materializan, pero que nos hacen sufrir casi como si fueran presentes.


Y en Siria, como en todas partes, los niños más pobres, los últimos, los "apestosos", aquellos "ante quien se vuelve el rostro". 


Y la última viñeta que os pongo. El protagonista tiene mala suerte ese día. Se cae en el barro justo el día que la maestra ha pedido que vayan especialmente limpios. Me enternece y me produce espanto la viñeta central de la derecha. Un niño que, muerto de miedo, no puede evitar silenciosos hipidos, esperando su turno para "cobrar".


He escogido una imágenes tristes. Pero no todas son así en el comic. Hay muchas cosas graciosas y llenas de ternura. Ya estoy esperando leer los dos volúmenes que me quedan. Merece la pena.

19 febrero, 2017

SOBRE LA SENTENCIA DE LA INFANTA.

El artículo de Ignacio Camacho en ABC es el que me hubiera gustado escribir a mi.

Y no me refiero solo a este juicio sino a todos los que aparecen en la prensa.

¿Qué sentido tiene que nos pronunciemos CON TANTA FRECUENCIA sobre la sentencia de un caso judicial cuando no conocemos los pormenores del caso, ni las pruebas, ni la justificación de la sentencia, ni nada de nada, salvo cuatro titulares leídos de pasada y dos minutos escuchados en un telediario?

15 febrero, 2017

Respuesta al anónimo y a Isaac.

 Respondo aquí a unos comentarios que se quedaron sin respuesta en esta entrada.

Anónimo, es seguro que antropomorfizamos el dolor de los animales, hay quien piensa que no deberíamos usar las mismas palabras para describir lo que “sienten” ellos y lo que sentimos los seres humanos. El hecho de usar la palabra felicidad para ambos es ya un error. Pero dicho esto…  (como dice Isaac aludiendo a la intuición) todos entendemos lo que dice Harari y todos podemos saber si un animal está feliz o no. No hace falta hablar con él. Mis gatos son más felices cuando están en la caravana, y salen durante la noche a vagar por ahí, que cuando están en el piso y no pueden salir. ¿Por qué lo sé? Porque en la caravana se podían quedar durmiendo calentitos todo el día, como en casa, y no eligen eso. Salen y pasan muchas horas fuera aunque haga mucho frío. Si ellos pudieran elegir vivirían siempre en la caravana y no en el piso.
Por eso podemos decir que esos terneros dedicados a la producción de carne son desgraciados.

Eso sí, ¿acaso el ternero puede comparar su vida en un cajón con la vida en una pradera, cuando esta última no la ha tenido nunca? ¿En qué sentido puede sentirse infeliz? Lo que no parece que pueda estar es muy satisfecho. Porque tiene necesidades vitales que no puede satisfacer.

Por otro lado, el argumento de los analgésicos me parece muy buen argumento en favor de nuestro mundo. Desde luego eso lo hemos ganado. ¿Pero qué hemos perdido?

Y otra cuestión se me ocurre: ¿Con qué criterios habríamos de juzgar si la vida era mejor antes o después de la agricultura? ¿Con criterios de los cazadores-recolectores o con los de los agricultores?
¿Cómo juzgar la felicidad de los humanos de otros tiempos? ¿Juzgando si tienen "lo que nosotros hoy creemos que se necesita para ser feliz"?

 Isaac, llevas toda la razón en lo de los antitaurinos. Funcionamos por clichés. Sin atender a la verdad de las cosas. Colamos el mosquito y nos tragamos el camello. La gente habla por hablar. Y un ejemplo: el autor de este blog, :)

Y llevas razón en lo del capitalismo. El mundo corre loco y nosotros estamos en ese río sin saber donde nos lleva. Muchas veces contribuyendo a un progreso que claramente nos perjudica. Y en mil cosas no podemos salir del río pero quizás en otras sí. He estado pensando sobre esto. Creo que debíamos reflexionar qué cosas del mundo moderno nos perjudican y evitarlas. Ya sé que muchas no se puede a no ser que te hagas un amish pero otras quizás sí. A ver si termino de formularlo y escribo algo.

30 enero, 2017

Vida.

Hace una semana mi padre me pidió que le comprara una gramática de latín. Lo hice.

Ayer me pidió que le comprara un diccionario de latín. Hoy le he bajado el que mi hija usó en el bachillerato.

Me produce cierta admiración. Tiene 95 años cumplidos pero sigue vivo.


26 enero, 2017

Declaración conjunta y frase mágica.

Mi cuñado soltero tiene una gata perdida que le trajimos nosotros de Arenas. Ha estado muy enferma y pensó que se le moría. Daba cuenta del transcurso de la enfermedad en el guasap de los hermanos y anunciaba que ya está mejor. Una hermana respondió:
Me alegro de la mejoría, se ve que la quieres mucho, pronto podrás hacer la declaración conjunta, que los animalistas están cogiendo mucha fuerza.



.....................

Mi hijo ha vuelto hoy a otra entrevista de trabajo con otra empresa distinta. En la empresa pequeña no lo cogieron. ¿Tendrá más suerte con esta?
Puedes ser porque ya al final dijo la frase mágica de la que os hablé ayer.
:)

24 enero, 2017

Entrevista de trabajo.

Aunque mi hijo está estudiando una oposición, hoy ha acudido a una entrevista de trabajo porque lo llamaron de una empresa en un pueblo cercano.

Le aconsejé que dijera la misma frase que oí de labios de una mujer y que me decidió a contratarla para cuidar a mi padre. Le repetí la frase varias veces pero creo que no se ha atrevido a usarla. Requiere un entrega y una determinación que no se si tiene aún. Tampoco le he querido preguntar expresamente si la dijo.

La frase era:

"Si usted me contrata tenga por seguro que no se arrepentirá".

23 enero, 2017

Encasillado.



El finde pasado un amigo me contaba las protestas de Denzel Washington contra los directivos de Holywood. Se queja de que se encasilla mucho a los actores. Por ejemplo, a él, que lleva muchísimos años actuando, nunca le han ofrecido el papel de un hombre de raza blanca.

Como podéis entender, se trata de un chiste.
Y supongo en los lectores suficiente inteligencia para no calificar el chiste de racista.

22 enero, 2017

Muertes muy distintas.

Me cuenta un amigo que su padre murió de golpe, relativamente joven. No puedo imaginar cómo será para un hijo toparse con la muerte de esa manera. Solo se me ocurre la comparación de un puñetazo fuerte en las narices. O ir muy rápido y chocar contra un muro. Debe dejar aturdido y desorientado. Por bastante tiempo, supongo.

La enfermedad de mi madre y su reciente fallecimiento ha sido muy diferente. 
Ha sido como irse bebiendo la muerte a sorbos. Los primeros tragos fueron los más amargos. No sabía que existía un brebaje tan desagradable. El final, como un trago más. 













.....................................................................
Tendría que buscar en el blog para recordar cuanto tiempo hace que aparecieron los primeros signos de demencia. ¿Tres años? ¿tres años y medio?  La fecha que tengo clara es la de su ingreso en la residencia. Ha estado dos años y unos pocos días. 

20 enero, 2017

Bueno para mí, malo para el blog.

Un antiguo alumno, que terminó regentando un bar de copas, las noches que había abundancia de clientes cerraba tardísimo y tenía que trabajar mucho más. Por eso decía "Bueno para el bolsillo, malo para el cuerpo". 

En mi caso lo que sucede es lo siguiente: bueno para mí, malo para el blog.

En mi ingenuidad, creo que Loiayirga es un personaje interesante que no puedo dejar morir. Por eso sigo escribiendo con esa dedicación constante con la que todos alimentamos el ego. “Hasta un mozo de cuadra necesita admiradores” decía Nietzsche.

Sin embargo, lo que me hace más bien es hacer menos cosas (una es el blog) y olvidarme de Loiayirga. Pero tranquilos, no me quiero tanto a mí mismo como para abandonar al ego así como así.
Pero que sepáis que cuando no escribo es porque me la traen al pairo las estadísticas y perder lectores. Es decir: es bueno para mí.


………………………………………………………………………….
Supongo que no soy solo yo el que no entiende los cambios políticos que estamos viviendo. Jose Ignacio Torreblanca hace en "El suicidio anglosajón", artículo de El País, una interesante interpretación de lo que está pasando, -Trump y el Brexit- son signos de debilidad de la cultura anglosajona. Y quizás signo de la debilidad de todo Occidente.


Solo sé que no se nada. Y eso porque me lo han dicho. 

15 enero, 2017

¿Soy demasiado formal y me tomo las cosas demasiado al pie de la letra?

Como mi mujer y yo íbamos a viajar a Madrid para llevarle una mesa desmontada a mi hija, colgué el viaje de ida en Blablacar.

Una tal Vanesa me hizo una pregunta pública con el fin de saber dónde podíamos dejarla. Fue entonces cuando me di cuenta que sería mi mujer la que llevaría el coche, y pensé que haber colgado el viaje a mi nombre podía ser un problema. En Blablacar la gente deja comentarios sobre la puntualidad, la agradable conversación y la buena o mala conducción de los participantes y por esos comentarios puedes guiarte a la hora de reservar o no un viaje.

Respondí en público la pregunta que me hacía y, con cierta preocupación, me apresuré a aclararle que el coche lo conduciría mi mujer, pensando que esto era algo importante y que debía saberlo.

A continuación la tal Vanesa reservó su plaza y en público se limitó a aclararme que la reserva que había hecho era para una amiga.


:)

Gente joven, con más práctica que yo en Blablacar, me ha explicado que es frecuente reservar viajes para amigos y parece que a nadie le parece mal. Lo de cambiar el conductor no debe ser tan frecuente pero la gente con la que hablaba tampoco le daba importancia. 

14 enero, 2017

Conformismo, aceptación y cambio.

He descubierto que pertenezco a un grupo de la Iglesia que podríamos llamar "cristianos budistas". No estoy seguro cómo se come eso pero a esa conclusión he llegado.

Le preguntaba yo a B. si en realidad el budismo no es demasiado conformista porque predica la aceptación de la realidad tal y como es.


Me respondió algo que me parece sensato y acertado. No se trata de que aceptes aquello que creas que debe ser cambiado, sino que una vez que lo intentes  aceptes el resultado. 

10 enero, 2017

Jared Diamond como consejero.

En un capítulo de El mundo hasta ayer  de J. Diamond se explica que solemos tener miedo a cosas muy espectaculares (un accidente de avión, un ataque terrorista, una epidemia de ébola –con dos o tres personas infectadas en todo el país). Son miedos irracionales. La gran mayoría de nosotros no moriremos por ninguna de esas causas. Moriremos por problemas derivados de la hipertensión, la diabetes o cosas parecidas.

Me he comprado un aparatito para medir la tensión (tuvimos uno que se estropeó hace años).
Voy a bajar peso y voy a dar un paseo de una hora todos los días. Ya llevo unas semanas haciéndolo.


Leo a Diamond como si fuera un libro de autoayuda. 

:)

09 enero, 2017

La sabiduría dialéctica de un amigo.

Unos amigos recordaban el otro día la entrada donde yo llamaba majadero a otro amigo.

Voy a contar una anécdota que muestra que el majadero no es tal. Aunque a veces diga majaderías.

Tras una comida hablando con él de política (él votó Podemos ¡Dios mío!) me contó el siguiente cuento:

"Dos hombres discutían, sin llegar a ponerse de acuerdo, porque mientras uno decía que el vino que tomaban tenía un sabor a algo metálico, el otro juraba que sabía a cuero. Cuando un día rompieron la barrica encontraron en el fondo una llave sujeta con un cordoncito de cuero." 


Yo estaba caliente tras la discusión y era uno de esos días que lo hubiera llamado majadero, pero hoy quiero reconocer que la lógica oriental y el pensamiento dialéctico los tiene más integrado que yo.

08 enero, 2017

Evolución y mejora de la vida individual.

Una de las ideas que me ha impresionado mucho de Sapiens es la siguiente.

El hecho de que una especie haya tenido mucho éxito desde el punto de vista de la evolución –es decir, haya crecido enormemente y haya aumentado exponencialmente el número de sus individuos- no significa que todas esas poblaciones enormes sean individualmente más felices o tengan una vida mejor que cuando la especie tenía una población más escasa.

¿Es seguro que vivían mejor individualmente los sapiens tras la revolución agrícola que cuando eran cazadores recolectores? Esto se había puesto en duda antes de que lo contara Harari, (Harari llama a la revolución agrícola el mayor fraude de la historia) creo que yo se lo leí a J. Diamond en El tercer chimpancé, pero lo que es nuevo para mí es la idea de que muchos individuos no significa necesariamente un progreso. La población aumentó tras la revolución agrícola, ¿pero vivían mejor las nuevas poblaciones que las antiguas?

Supongo que este argumento le gustará a Pseudópodo porque él tiene tendencia a pensar que la historia tiene algo de retroceso, en lugar de progreso. Al menos en algunos aspectos. O al menos, maticemos, que no podemos dar por sentado que todo cambio será para mejor. Y él se “harta” a encontrar ejemplos de lo contrario. Me gustaría poder enlazar aquí un post en su blog en el que escribía sobre la leche recién ordeñada de los pueblos y la que nos llega en el tetrabrick, otro en que comparaba el modo que ahora tenemos de escuchar la música con el de antes, y otro más en el que cuestionaba el éxito de la Ilustración. Me gustaría pero me llevaría encontrarlos un tiempo que no tengo. Si alguien me los pide se los busco. En realidad, cuando quieres algo sacas tiempo para ello, (je je).



El pie de foto resume la idea que os he contado, pero en este caso aplicado a los animales domésticos, según Harari víctimas de la revolución agrícola.

Otro asunto que me ha hecho gracia: mi amigo británico me dijo que en el libro hablaba sobre el vegetarianismo. No es así, él, al leer este capítulo del que os hablo encontraba argumentos para ser vegetariano, pero lo que importa al autor, y el verdadero núcleo del capítulo, no es si los animales viven ahora peor sino si los sapiens agricultores empeoraron su modo de vida aunque consiguieran extender su ADN por toda la tierra.

También se lo plantea para nuestra época. Una trabajadora china que pasa extenuantes y largas jornadas laborales en las tareas repetitivas de una fábrica ¿no vive bastante peor que un cazador recolector que ocupaba su vida en tareas variadas y tenía muchos ratos de ocio para charlar con sus iguales, incluso aunque la trabajadora actual viva más años?

Años atrás, el aumento de la esperanza de vida y el enorme éxito del ser humano como especie me parecían argumentos incontestables para afirmar que hemos mejorado. Hoy no lo tengo tan claro.

07 enero, 2017

Un pueblo medieval en la cercana Portugal. Y sin haberlo deseado me ha salido un pareado.

Estoy en Cáceres, en el camping, pasando unos días con mi mujer en la caravana. Ayer nos acercamos a Portugal (desde Valencia de Alcántara) donde encontramos, sin buscarlo, un pueblo encantador.

Se trata de Marvao.

Vimos un pueblo amurallado en lo alto de un cerro y pensamos que tenía que ser bonito.

Lo primero que se me ocurrió paseando por los muros del castillo medieval es que allí vivió alguien con mucho miedo. ¡¡Cuantas barreras y protecciones!!



El paisaje que se divisa desde allí es llamativo. Una inmensidad de tierras lejanas que se extienden en todas direcciones. Pasé un buen rato paseando y asomándome desde lo alto de la muralla.

Podría decir que me quedan dos días para volver al trabajo. Mis vacaciones se acaban. Podría decirlo pero no voy a hacerlo, porque el futuro llegará cuando toque y siempre será un presente. Se por experiencia que el malestar futuro -el de tener que trabajar- siempre pesa más antes de llegar que cuando realmente llega. "Cada día tiene su afán" dice el evangelio.

Por cierto, Harari, el de Sapiens, resume la meditación budista del siguiente modo:

Gautama desarrolló un conjunto de técnicas de meditación que entrenan la mente para experimentar la realidad tal como es, sin ansiar otra cosa. Dichas prácticas entrenan la mente para centrar toda su atención en la pregunta "¿Qué es lo que estoy experimentando ahora?", en lugar de "¿Qué desearía estar experimentando? (p. 252)


04 enero, 2017

Un cuento de sabiduría.

Erase una vez un hombre que quería ser feliz y cada día se esforzaba por alcanzar ese estado y cada noche sufría por no haberlo conseguido. Pero todas las mañanas reiniciaba sus esfuerzos y siempre así, un día y otro.
Una noche, cuando estaba lamentándose, como todas las noches, se le apareció un ángel que se ofreció a responder, desde su sabiduría angélica, todas las preguntas que deseara.
El hombre se apresuró a preguntarle qué tenía que hacer para ser feliz y el ángel le explicó que la felicidad no se lograba nunca, que era una quimera que el diablo había inventado para hacer sufrir a los humanos.
Al principio al hombre le costó creerlo pero cuando lo hizo pudo vivir feliz el resto de su vida.

03 enero, 2017

Leyendo "Sapiens"

Harari, profesor de historia en la Universidad de Jerusalén, explica en esta charla TED la idea principal de su libro Sapiens. Que los homo sapiens se impusieron a los demás "hombres" porque inventaron ficciones e irrealidades, y esas fantasías, los mitos, unían en torno a esa creencia común a un grupo enorme de desconocidos y hacía posible que cooperaran en un enfrentamiento contra otros grupos que eran siempre más pequeños porque basaban sus vínculos en la familiaridad y el conocimiento mutuo de sus miembros, no en una fe común. 


El homo sapiens es aquel que construye su vida social en torno a mitos (invenciones en las que todo el mundo cree) y estos le han permitido formar imperios, construir pirámides, comerciar y llegar a dominar la tierra entera.

Vivimos en una irrealidad, la cultura, que solo es real porque todos creemos que lo es. 

Muy interesante. 


Creo que volveré a hablar de esto próximamente. 


02 enero, 2017

Leny tuvo una segunda hija.

Los más antiguos lectores de este blog, alguno habrá, me habréis oído hablar de Leny.

Leny era la autor de un blog en los tiempos en los que nadie escribía aún blogs. Era una informática, motera, a la que gustaba el Heavy Metal, y gran amante de los animales. A una perra se la mató un coche y escribió un conmovedor testimonio sobre ello.

Yo no la conocía de nada pero llegué a su blog a través de Lafoca, antigua lectora, y seguí sus peripecias por Polonia (trabajó allí una temporada). sus conciertos, sus novios, y al final el nacimiento de su hija. Al nacer la niña no podía dedicarse al blog, poco a poco dejó de escribir y lo terminó cerrando. Es una pena que ya no se pueda visitar. Era como una novela por entregas. Muy interesante.

Aún tengo guardados un montón de entradas de su blog que fui copiando y pegando pacientemente –antes de que lo cerrara- hasta hacerme con una copia entera de sus entradas de los primeros años. Lo cierto es que no las he mirado nunca pero ahí deben estar.

Hoy por una casualidad tonta encontré otra vez a Leny en Internet.


Ha tenido una segunda hija y ha escrito esto aquí y también esto otro aquí. 

No es que crea que dice cosas interesantísimas y que es una escritora insuperable. Pero le tengo cariño porque la seguí durante varios años y sabía contar muy bien su vida. 

Me alegro que le vaya bien. 

01 enero, 2017

Noche vieja.



Ayer fui por la mañana a León a ver a un amigo que veo muy pocas veces al año. Llevé a un pasajero de Blablacar (12 euros) y traje a otro (otra), (12 euros). Me regaló Sapiens, de Harari, que a él le está gustando mucho.

Por la noche no fui a cenar con la familia política, no tenía el vientre muy católico ni muchas ganas.

Pasé el cambio de año en la cama, mirando la tablet. En el silencio de la habitación se escuchaban intermitentes voces de la casa contigua y pensé que cuando sonaran las campanadas se oiría el barullo posterior y los brindis pero no fue así, me pasó inadvertido el paso de un año a otro.






.....................
El amigo de León me dijo que se marchan a Venecia esta semana.
Le pregunté si conocía la canción de Charles Aznavour, que yo he conocido hace poco: ¡Qué triste está Venecia!

- La conozco y aun así, vamos.

:)




30 diciembre, 2016

El resultado.

Es un gran error hacer las cosas atendiendo al resultado. Lo hacemos constantemente pero el resultado final de todo sabemos cuál es: Moriremos.

Desde que leí aquel relato sobre fregar los platos, bastantes veces, mientras estoy haciendo algo útil, recuerdo esa historia y me digo: quiero hacer esto, no busco solo el resultado, quiero hacer esto, esto es vivir. Quiero vivir haciendo esto.

Por cierto, en la página web de donde corté y pegué el cuento Zen -para no tener que escribirla yo mismo- había después una broma que no copié.

Si lo que quieres es fregar los platos y no solo tenerlos limpios... en el estante tienes otro montón de platos limpios que también puedes fregar.


29 diciembre, 2016

Hace ya días.

El día 9, día de la Inmaculada, murió mi madre.

28 diciembre, 2016

todo está aquí.

Cuando paseo me gusta recitar, como un mantra, la poesía de Santa Teresa "Nada te turbe..."

"Quien a Dios tiene nada le falta." El problema surge porque creemos que solo tenemos a Dios si lo merecemos. Pero no es así, a Dios no se le merece nunca. A Dios se le tiene ya, gratuitamente. Solo nos falta saber verlo. Anhelamos algo que ya tenemos. Y eso sí, aceptar que Dios sea como es, y no como creemos nosotros que debe ser.

Descansar en Dios consiste en aceptar la vida como es. A los que se inician en la meditación y ven mil problemas en su modo de meditar Jalics les consuela diciéndoles: No tienes que lograr nada. Todo está aquí. Todo se te da en el presente.

Me gustaría tener presente este consejo constantemente:

TODO ESTÁ AQUÍ, TODO SE TE DA EN EL PRESENTE.

27 diciembre, 2016

Ego y los de otros.

Para saber cuanto apego le tienes a tu ego, nada como ver el rechazo que te produce el de los demás. A mí, mucho. 

26 diciembre, 2016

Colas y muerdos.

Mi hermano, que ha pasado varios años con su familia en Londres, ha vuelto definitivamente a España y sus hijos son muy valiosos a la hora de describir el modo de ser de los españoles, a quienes ellos ven con mirada británica.

En el colegio de Londres, para comprar el bocadillo, los niños forman una cola que todos respetan. En el bar español los chavales se agolpan desordenados delante de la barra pidiendo a voces sin orden ni concierto. Mi sobrino ya se ha acostumbrado a ese caos, pero al principio eran sus amigos quienes tenían que pedir por él.


También le llama la atención “los muerdos”. En Londres si alguien te pide un poco del bocadillo, cortas con la mano el trozo del que tú has mordido y que luego te comerás, para después partir un trozo limpio para el compañero. En España, el amigo se te acerca, ¿me das un muerdo?, y antes de que reacciones da directamente un mordisco en la zona donde tú estabas mordiendo. ¿Bacterias? ¿Escrúpulos? ¿Qué es eso?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...