06 julio, 2018

Noche, paz, silencio y algo más.


Estoy en Arenas. Salgo al jardín común ya anochecido. Está completamente vacío y solitario. Se oye lejana alguna televisión de los chalets cercanos. Me tumbo en el cesped  y admiro el cielo estrellado sobre mí. Es un cesped en el que los niños de la urbanización juegan al futbol durante el día pero ahora esta en silencio y todo inspira calma. Han apagado la televisión porque no se oye ya. Respiro hondo. ¡Qué paz! Me concentro en el momento. Aquí y ahora. No desear nada. Solo ser. Vivir. Solo vivir. ¡Qué felicidad!. Miro el reloj, no sé por qué lo hago, las 12:59,. Sigo tumbado en el cesped. ¡Qué importa la hora!

En el minuto siguiente descubriré, cómo olvidarlo a partir de este día, que el jardinero tiene programados  los aspersores del riego automático para la una.

1 comentario:

  1. Me he reído mucho con esta entrada. Y mi mujer (se lo leí en voz alta, con mucha solemnidad), más.
    Este post, además, tiene mucho que ver con el anterior, el del "olvido del cuerpo"...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...