26 mayo, 2014

¿Que le dice "Fresas salvajes" a mi vida?

Hace poco vi “Fresas salvajes”, la gran obra de Bergman. Para mi padre, hace muchos años, Bergman es como si fuera dios. Sin embargo, la película, que no había visto nunca, no consiguió interesarme.
Luego, vi con interés en Youtube una tertulia sobre la película, de los tiempos de Garci y “Qué grande es el cine”. Creí que allí encontraría algún sabor a la película pero la charla me decepcionó también. Todo eran citas de otras películas, nombrar escenas de otros directores, todo referencias cinematográficas. Relacionaban la obra de arte con otras obras de arte, en lugar de hacerlo con la realidad de la vida. A veces creo que se entiende “la cultura” como un valor en sí mismo. Sin relación con la vida. La cultura tiene que ser alimento y si no...

Me han abierto los ojos unos textos de Alain de Botton sobre el arte. Denunciaba que, en los museos, las pinturas se clasifican por siglos, por escuelas, con criterios académicos. ¿A quién le importa ese modo de entender el arte? Como si su valor consistiera en “saber de arte”. ¡Qué estupidez! La agrupación de las pinturas en los museos debería –según él- estar hecha para suscitar las emociones que las obras pretendían suscitar. No se trata de saber de arte sino de alimentarse de él. Y si no alimenta… al guano con él. (Esto último no lo dice Botton).


¿Qué sucedería si yo en lugar de estar disfrutando de la poesía de Eloy Sánchez Rosillo estuviera estudiándola? Tendría que memorizar una lista los temas que le interesan, saber describir las características de su estilo, aprender los nombres de sus libros… Una pérdida de tiempo. Cada vez me convenzo más que la educación que damos es una educación muerta, como ya expliqué aquí. 

2 comentarios:

  1. A mi vida, en cambio,le dice bastante: que me detenga un rato y me pare a reflexionar: Que los desengaños que sufro no los sufro solo yo, forman parte del vivir. Que nunca es tarde para cambiar, si uno realmente lo quiere y conviene quererlo para no conducir una vida que sea solo un avanzar hacia la muerte. Que el tiempo nos va colocando encima una costra que no nos pertenece y que solo en algunos momentos de lucidez la identificamos como algo que en realidad no queríamos porque nos hace perder en exceso de vista lo que éramos o creíamos ser. y recordamos entonces vagamente el niño que fuimos, la infancia sin tiempo o la adolescencia y primera juventud. Y queremos volver a ella o vuelve ella a nosotros persistentemente, porque necesitamos lo que en ella había de verdad, de autenticidad, de amor, de todo eso... que nos permite vivir.

    ResponderEliminar
  2. Seguramente llevas razón en todo lo que cuentas, pero a mí la película no me llegó. Es misterioso el modo como una película puede enganchar o no. Yo no conecté. Ni me pareció que lo que contara tuviera suficiente interés. Quizás haya envejecido mal. Quiero decir que me parece difícil que la película pueda decirles algo a gente de la edad de mis hijos. Me parece que la película requiere una fe previa en su director y en que va a ser muy interesante. Yo, en principio tenía esa fe, pero de ningún modo me llegó. Quizás fuera torpeza mía pero me inclino a pensar -aunque sea alabada por todos como obra maestra- que algo le pasa a la película cuando no funcionó conmigo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...