03 julio, 2013

Padres que mal educan


VERSIÓN ABREVIADA PARA EL QUE TENGA POCO TIEMPO.

Pillo a una alumna copiando. Más tarde me llama el director porque está allí su madre negando los hechos. Entre otras cosas dice: “Si yo no tuviera la seguridad de que mi hija se sabía el examen no vendría aquí a ponerle a usted la cara colorada.“ La que copia es ella pero el que se supone que lo ha hecho mal y debe avergonzarse soy yo porque no tengo pruebas irrefutables de que estaba copiando. Paso la tarde fastidiado. Y el día siguiente.

VERSIÓN LARGA que aporta un poco más.

Cojo a una alumna copiando en el examen. La veo mirando, en repetidas ocasiones, dentro de la mochila que tiene abierta en el suelo, con los apuntes dentro. Le retiro el examen y ella se queja tímidamente negando la acusación. Le digo que copiaba de la mochila pero no saco de la mochila los apuntes ni se los refroto por la cara. Le digo que si no está de acuerdo que vaya al jefe de estudios a contárselo. Se queda en su sitio el resto de la hora. Luego habla en voz baja con la amiga cuando ya la amiga ha terminado su examen. Llora en silencio. Viene al final del examen a saber qué consecuencias tendrá su acción. Le digo que ya no podrá hacer el examen global, que a estas alturas voy a suspenderle el curso. Y entonces se enfada y dice que va a quejarse al jefe de estudios.

Doy mi última clase y me marcho. Cuando estoy tranquilamente en el bar de mi calle tomándome la caña, ese día terminaba pronto las clases, me llama el director. Que están en su despacho madre e hija, que si por favor puedo ir a hablar con ellas.

El careo entre la niña y yo delante del director me produce violencia. Aunque le explico con contundencia mis razones le ofrezco la posibilidad de que haga el examen global. Suspender va a suspender igual porque sabe muy poco. A ella tampoco le gusta la solución porque se sabe muy mal la asignatura –querría que le tuvieran en cuenta el examen que le quité. Presionada por el director y por su madre se resigna a ir al global.

En la prueba saca menos de un cuatro. Son preguntas que se corrigen muy objetivamente porque los alumnos tenían preguntas y respuestas en sus apuntes. Si la madre viniera a reclamar no tendría donde agarrarse. Aún así me pienso mucho tiempo si suspenderla. Ya se me ha pasado el enfado, ya no tengo deseo de venganza. La psicología conmigo es una maría y el año pasado solo suspendí a una persona que dejó de venir a mediados de curso. Antes de que la niña copiara ya le pensaba regalar el aprobado. ¿Por qué no hacerlo ahora? Además me fastidia la posibilidad de que la madre vuelva a la carga. Que me acuse de querer vengarme. Para mí no es suficiente con llevar razón, eso no me tranquiliza, el solo hecho de que alguien se enfrente y me diga que no la llevo me produce tensión.

Cuando ya tengo decidido aprobarla se lo cuento a mi mujer. Dice que tenía que suspenderla.  Me lo pienso de nuevo. ¿Cómo se decide algo? ¿Qué se hace para sopesar pros y contras y determinar qué plato de la balanza tiene más peso?

Cambio de idea y la suspendo. La madre no viene a quejarse. La suspenden un montón de profesores, creo que son cinco asignaturas contando la mía.


…………………………

Me acuerdo de algo muy parecido que me sucedió con otro alumno hace muchos años. Aquel también se quejó al Director después de copiar en un parcial. Cuando pasado el tiempo, ya en confianza y en la cena de fin de bachillerato, le pregunté que por qué se había quejado si en realidad había copiado me dijo: no creía que sirviera de mucho pero… había que intentarlo.

1 comentario:

  1. Anónimo4/7/13 2:24

    Se tiran los exámenes al aire y los que caen en la mesa aprobados y los del suelo suspensos. Si la asignatura es una maria al revés: los de la mesa (pequeña) suspensos y los del suelo aprobados. ¿Pero dónde ha quedado el buen criterio de antes? ¿dónde están aquellos profesores con mala idea?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...