29 abril, 2016

Humildad.

A veces mi humildad es como la de este chiste que encuentro en un libro de Zizek. 

Un grupo de judíos admite públicamente su nulidad a los ojos de Dios. Primero, un rabino se pone en pie y dice:”Dios mío, sé que no valgo nada. ¡No soy nada!” Cuando ha terminado, un rico hombre de negocios se pone en pie y dice, dándose golpes en el pecho: “Dios mío, yo tampoco valgo nada, siempre obsesionado con la riqueza material. ¡No soy nada!” Tras este espectáculo, un judío pobre, corriente y moliente, se pone en pie y proclama: “Dios, no soy nada.” El rico hombre de negocios le da una palmadita al rabino y le susurra al oído con desdén: “Menuda insolencia! ¡Quién es este tío que se atreve a afirmar que él tampoco es nada?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...