17 agosto, 2015

Pelea de gatos.

Hoy el gato se quejaba cuando le acariciabas el anca izquierda.

La madrugada anterior, yo había bajado al salón y lo había encontrado enfrentado a otro gato. Él estaba dentro de casa, en el quicio de la puerta que sale a la zona común de la urbanización y el otro estaba agazapado fuera, como si hubiera seguido al mío hasta la puerta pero no se atreviera a entrar en territorio desconocido.

Las quejas de mi gato, cuando lo acariciabas, nos hicieron suponer que el otro le había hecho daño de algún modo. Mi mujer insistió en llevarlo al veterinario para que explicara su dolor y este nos dijo que habría sido una pelea con otro gato. Explicó que cuando el gato está entero los arañazos los recibe en el rostro, porque se enfrenta al enemigo, pero cuando está capado suele huir y entonces los arañazos los recibe en el culo. Tenía fiebre, le pinchó un antibiótico y nos dio un antiinflamatorio para que se lo demos mañana.

Esta noche ha salido al jardín como si tal cosa. 

Un amigo me cuenta que los gatos capados, como no se enfrentan a los otros y pierden todas las peleas pueden hacerse miedosos y huidizos. A este paso va a salir al dueño. 

1 comentario:

  1. Nuestra falta de arrestos en la vida social se compensa con este narcisismo que expresamos -arriesgadamente- en nuestras casas virtuales.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...