06 agosto, 2014

Lecturas

Compré en Amazon el diario de una niña rusa durante el sitio de Stalingrado. Por estar basado en hecho reales pensé que me gustaría tanto como el de Chaves Nogales sobre la revolución bolchevique. O como el de Ana Frank. Fue un ingenuidad por mi parte. No tenía comparación. Perdí el interés a la mitad y lo dejé de leer. En la solapa-introducción explicaba que al final del diario la niña pasa tanta hambre que el diario se reduce a explica lo que come o lo que no come. No llegué hasta ahí y no sé por qué lo compré habiendo leído eso. Cuando le pregunto a mi amiga siberiana sobre este libro me explica que en la escuela era obligatorio leer el diario de otra niña, también en la batalla de Estalingrado pero que este no lo conoce.

Ahora estaba pensando si comprar el diario de una niña de la guerra de Sarajevo que por lo visto tuvo mucha fama. Me he bajado un fragmento de prueba en inglés en Amazon.

Leí algún capítulo de Bloom y ensalza tanto a Shakespeare que me metí con Hamlet. Leí dos terceras partes. La historia la conocía y lo quiero acabar pero no le saco mucho jugo.
Del Quijote dice que lo importante es la amistad entre Quijote y Sancho y cómo los diálogos van trasformando a los dos. Un amigo me pregunta si a mí me sucede eso. Si los argumentos que escucho me hacen modificar en algo mis posiciones. Le digo que sí y creo que es verdad. Aprendo cosas discutiendo y desde luego de lo que me convenzo es de que mis ideas no son tan evidente como a mí me parece.

Cuando Bloom habla de los cuentos alaba “Las ciudades invisibles” de Italo Calvino. Insufrible. Ya lo tenía en papel en una colección que publicó “El Mundo”. Ahora lo bajé para el Kindle y no se lo recomiendo a nadie. Para mí, absolutamente vacío.

Picoteo Pequeño Tratado de los Grandes Vicios de José Antonio Marina y reconozco que me sigue gustando este hombre pese a que ya podía estar harto de él por lo mucho que le he leído.

Comencé El hombre que fue jueves de Chesterton. Me paré en seco nada más empezar. Me aburría. ¿No será que esta novela ha envejecido mal? Pensé escribirle a Pseudópodo para que me dijera si merece la pena meterse con ella. Quizás a Pseudópodo le guste Chesterton como ensayista y no lo valore tanto como novelista. He comenzado un libro que tiene sobre S. Francisco de Asís y me interesa mucho más. Lo mío es el ensayo y no la novela. Mi dosis de ficción está más que satisfecha con las películas o las series.


Leí los primeros capítulos en inglés de David y Goliath de Gladwell. Me enteré muy bien de la tesis que defiende. Quizá algún día la explique aquí. 

Leí completo el libro sobre el Sha de Kapukinsky. Interesantísimo. Mañana os explico por qué. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...