15 julio, 2014

Vacaciones.

Pedían en la radio que la gente llamara para contar dónde pasa sus vacaciones.

Pensé que podría resultar escandaloso –con la crisis- si nosotros hubiéramos contado nuestras vacaciones del verano pasado. Y quizás las de este.

En la primera quincena fuimos a un camping en Almería con la caravana, cerca de la playa. Mi mujer tiene allí una hermana y pasamos unos días con ella y su familia. Luego nos fuimos veinte días a Londres. Ibamos a casa de mi hermano, aprovechando su ausencia. Durante una semana coincidimos allí con unos amigos. Los últimos quince días de agosto los pasamos en Arenas, donde conservamos un chalet adosado de los tiempos en los que estuvimos viviendo allí.

A mí me parecen unas vacaciones de marajáh. Pero es verdad que yo no tengo mucha imaginación y no sé cómo veranean los marajáhs.

Sólo quince días en Arenas me supieron a poco. Por eso al final del verano pasado prometimos que este año no saldríamos de Arenas. Pero aún así haremos dos paréntesis. Primero una semana larga en Isla Cristina, de domingo a lunes, en el camping La Giralda, en Huelva, con la caravana, mi mujer y yo solos. Regresamos ayer. 

Y luego otra escapada en agosto.  Queremos andar seis días los últimos ciento y pico kilómetros desde Sarria a Santiago de Compostela. Con un coche de apoyo y con otros tres matrimonios. Durmiendo en hostales y cenando en restaurantes. Se supone que un presupuesto de cien euros por día y pareja con todos los gastos.


¿Es éste el veraneo de la clase media que se supone que está siendo destruida por la crisis? Creo que no. Nosotros, con dos sueldos de profesores-funcionarios, supongo que somos unos privilegiados. O al menos así me siento yo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...