18 febrero, 2013

NIEVE EN EL ESCORIAL

Amaneció una mañana perfecta. Estábamos en el camping del Escorial y había nevado durante la noche. Hacía sol pero todo estaba cubierto de blanco y se oía un viento fuerte que levantaba del suelo a rachas un polvo de nieve. Aún estuvimos un buen rato en la cama, calientes, con la persiana levantada y conscientes del blanco frio  ahí fuera. Después de cenar el día anterior habíamos escuchado un viento que metía miedo y en un momento notamos que movió la caravana. Tras días similares de vendaval he visto árboles arrancados en el parque que está cerca de casa y con ese miedo acerqué el coche a la caravana, lo puse paralelo, casi pegado a ella, por el lado que empujaba el viento, para que la resistencia del coche impidiera al aire tumbar la caravana. Mi imaginación es muy grande y tiene querencia por peligros improbables. Con los árboles no parecía que fuéramos a tener problemas porque sus troncos eran muy gruesos y sus ramas flexibles y jóvenes.
La lluvia se deja sentir en el techo muy clara otras veces desde las primeras gotas pero la nieve, silenciosa, había caído sin que lo advirtiéramos. El viento, que tampoco habíamos oído mientras dormíamos, debía haber soplado con fuerza porque vimos dos grandes contenedores de basura volcados.

El blanco de todo y el sol radiante me puso de buen humor desde el primer minuto de la mañana. El día anterior había sentido nubarrones en el ánimo, relacionados con la preocupación por el futuro de mis hijos, o vete a saber con qué, pero el día de descanso sin obligaciones y luminoso me llenaba de felicidad. Estuve leyendo a Trapiello un rato antes de levantarme mientras Pilar aún dormía a mi lado. Contaba Trapiello un viaje con su mujer a Portugal en el que se había sentido feliz y me identífiqué con él, me dije que estaba viviendo un momento que algún día añoraría, di un beso a Pilar, di gracias por vivir y seguí leyendo.

Ella se levantó luego a desayunar para volver de nuevo a la cama a hacer un sudoku. Cuando al final me animé a levantarme era tarde para desayunar lo que desayuno siempre así que me salté la leche y las galletas y comencé el día con la tapa que tomo a media mañana en el instituto. En este caso se trató de una cerveza y un poco de ensalada de tomate. Es una ensalada que a nosotros nos gusta mucho, aunque nunca ha sido recibida con entusiasmo cuando hemos invitado a tomarla a algunos amigos. Se trata de tomate y cebolla muy picaditos, aceitunas negras sin hueso también cortadas, atún de lata, aceite y sal. Yo disfruto mucho comiéndola y la preparé en casa antes de venirnos a Madrid. Con la cerveza me terminé el poquito de ensalada que había quedado del día anterior y me supo a gloria.

En Madrid no habían tenido fiesta en los colegios los dos días que hemos tenido nosotros, por eso, aunque era lunes de carnaval el camping estaba desierto. El domingo aún se vio gente, aunque a las 8 de la tarde ya estaba el bar cerrado por falta de público. Nosotros habíamos dejado toda la noche encendido el radiador de aceite y aunque se notaba diferencia de temperatura al salir de la cama era una delicia poder estar allí dentro a salvo de todo. Se oía con fuerza el viento fuera y pese al sol radiante se adivinaba el frio. Esa sensación de protección que proporciona el hogar en los días de invierno se disfruta mucho más en la caravana que en casa. Era lunes pero no teníamos que volver aún a Salamanca y el domingo ya estuvimos en la estación de esquí y en el Escorial ,de modo que sin obligación ninguna pasaríamos la mañana leyendo o remoloneando tranquilamente sin prisas, escuchando fuera el viento a ratos y otras veces el silencio de la nieve que siempre parece que es más silencio.

2 comentarios:

  1. ¡Que envidia de día! Un día importante.
    Me alegro de volver a leerte, te echaba de menos.
    Un beso
    María

    ResponderEliminar
  2. María, gracias por estar ahí. Quizás he escrito menos porque estuve liado en un debate que planteamos en el blog de Pseudópodo. Estuve como "post invitado". Era sobre cómo se debía dar la filosofía en primero de Bachillerato. Es muy largo pero si quieres echar un vistazo puedes hacerlo aquí.
    http://pseudopodo.wordpress.com/2013/02/04/post-invitado-filosofia-en-el-bachillerato/

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...