27 febrero, 2013

La evolución y la parábola del sembrador.


¿Habéis leído “El pulgar del panda” de Gould? El artículo que lleva ese nombre muestra que en la evolución no hay ningún tipo de diseño ni objetivo ni intención.

Como es sabido las mutaciones se producen al azar y únicamente algunas (las menos) son adaptativas. Esto nos hace suponer que no hay intención ninguna en la evolución. La evolución no buscaba que hubiera seres humanos. La evolución no busca nada.

¿Os acordáis de la parábola del sembrador?

«Salió el sembrador a sembrar. Y al sembrar, unos granos cayeron a lo largo del camino y vinieron los pájaros y se los comieron. Otros cayeron en pedregales, donde no tenían mucha tierra, y brotaron en seguida, por no tener profundidad. Pero cuando salió el sol, los quemó; como no tenían raíces, se secaron. Otros cayeron entre espinas, y, al crecer las espinas, los ahogaron. Otros cayeron en buena tierra y dieron fruto, uno ciento, otro setenta, otro treinta. Quien tenga oídos, que oiga» (Mt 13, 1-9).

El procedimiento del sembrador es poco eficiente, es derrochador, pero es eficaz. Y está claro que el sembrador echa la semilla con una intención. ¿No podría ser el de las mutaciones azarosas y procedimiento parecido? Aunque, desde luego, ese no sea el procedimiento que uno espera de un ser perfecto.

Si un mafioso dispara desde un coche 50 balas con una metralleta contra alguien y solo cinco impactan en el cuerpo de un hombre esas balas no están disparadas al azar. Tenían un objetivo.

No sé si a alguien se le habrá ocurrido esta explicación con respecto a las mutaciones azarosas. Es posible que sea una chorrada. Pero si lo es me gustaría saber por qué.

3 comentarios:

  1. La variabilidad genética sobre la que actúa la selección natural y genera evolución, no procede solo de la mutación, es la reproducción sexual la principal fuente de variabilidad genética. Solo los seres vivos que no tienen reproducción sexual dependen exclusivamente de la mutación.
    Por lo que podemos deducir que si hay un ser perfecto guiando la evolución, por lo menos el procedimiento ideado es bastante bueno ¿no?
    Bromas aparte, desde la biología la evolución se produce al azar y como dices no busca nada. En la dotación genética de cada gameto el azar es importante y en la elección de los dos gametos que se van a unir para generar un nuevo individuo el azar de nuevo está presente.
    María

    ResponderEliminar
  2. No sabía esto que me cuentas sobre el origen de la variabilidad genética y quizás sería bueno que me lo expliques con más detalle en otro momento pero lo que yo pregunto es si el azar necesariamente significa falta de intención.

    Quiero decir: ¿Por qué no podría interpretarse el azar como un modo de buscar algo? El sembrador tirando la semilla por todos lados (al azar, es decir sin diferenciar en qué tipo de terreno la tira) está asegurándose que unas cuantas germinen, las que caigan en tierra fértil. Es verdad que no es lo que haría un sembrador muy inteligente que no malgastaría semillas y echaría solo en aquel sitio donde va a germinar pero ese procedimiento es sin duda efectivo.
    Imaginemos que alguien se preguntara por qué aquella semilla germinó. Podría decir: alguien la puso allí con intención de que germinara pero al encontrar otra semilla entre las piedras y otra en el camino y otra en otro lugar no fértil llegaría a la conclusión de que nadie tuvo intención de que que germinara, que hay semillas por todos lados distribuidas al azar y fue precisamente el azar quiso que aquel lugar fuera fértil y por eso germinó pero no porque alguien la pusiera allí a propósito.
    Con lo cual se estaría equivocando.

    ResponderEliminar
  3. No pude responder antes porque estuve fuera en el finde

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...