15 enero, 2017

¿Soy demasiado formal y me tomo las cosas demasiado al pie de la letra?

Como mi mujer y yo íbamos a viajar a Madrid para llevarle una mesa desmontada a mi hija, colgué el viaje de ida en Blablacar.

Una tal Vanesa me hizo una pregunta pública con el fin de saber dónde podíamos dejarla. Fue entonces cuando me di cuenta que sería mi mujer la que llevaría el coche, y pensé que haber colgado el viaje a mi nombre podía ser un problema. En Blablacar la gente deja comentarios sobre la puntualidad, la agradable conversación y la buena o mala conducción de los participantes y por esos comentarios puedes guiarte a la hora de reservar o no un viaje.

Respondí en público la pregunta que me hacía y, con cierta preocupación, me apresuré a aclararle que el coche lo conduciría mi mujer, pensando que esto era algo importante y que debía saberlo.

A continuación la tal Vanesa reservó su plaza y en público se limitó a aclararme que la reserva que había hecho era para una amiga.


:)

Gente joven, con más práctica que yo en Blablacar, me ha explicado que es frecuente reservar viajes para amigos y parece que a nadie le parece mal. Lo de cambiar el conductor no debe ser tan frecuente pero la gente con la que hablaba tampoco le daba importancia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...