21 agosto, 2016

Contradicción y lógica dialéctica oriental.

El gran descubrimiento del verano, aparte de saber –por mi mujer- que estoy ansioso también en vacaciones, ha sido la aparición en mi vida de la lógica dialéctica oriental como una lógica que no huye de la contracción ni pretende resolverla, porque cree que forma parte de la realidad.

 Me falta flexibilidad a la hora de pensar. Quiero comprender las cosas con conceptos que son fijos, estáticos, idénticos a sí mismos y excluyentes de otros conceptos. Y sobre todo no incluyo el tiempo ni el cambio en la realidad. Las cosas son como son. Y solo pueden ser buenas o malas, hermosas o feas, auténticas o falsas. Cualquier pensamiento solo puede ser verdadero  o falso. Me cuesta mucho moverme en el amplio campo de los grises. Ese tercero excluido –o A o no A- (principio de la lógica) me mata. Soy en mis juicios siempre demasiado contundente. Mi mujer y mi hijo me dicen que por el tono parece que creo “el que piense lo contrario es tonto”.

Pondré un ejemplo.

Pseudópodo nombra un programa concreto de la televisión –First Dates- como ejemplo de programa horroroso. Pseudópodo es una persona inteligente y valoro su criterio a la hora de juzgar muchas cosas.

Pero yo disfruto mucho viendo First Dates en la Cuarto de 9:30 a 10:30. Es un reality en el que personas que buscan pareja tienen delante de las cámaras su primera cita a ciegas.

El programa me gusta tanto que perdono las muchas cosas que me disgustan: los vacuos consejos sobre el amor que hace el presentador, el enorme porcentaje de parejas homosexuales que llevan, la manía que tienen los guionistas que querer introducir pequeñas novedades en un formato que tiene gracia sin necesidad de variaciones, el error de llevar con cierta frecuencia algún friki…

Mi hijo me dice que todos son actores, gente a la que le dicen –poco menos- lo que tiene que decir. Seguro que existen algunas indicaciones, no digo que no, pero en general… yo me creo el programa. Y veo personas.

Personas, veo personas. Personas como las que andan por la calle. La diferencia es que me dejan asistir a su primer encuentro entre ellas. Y me gusta ver como conectan o no conectan. Y me creo lo que dicen y me lo paso mejor viendo esos flirteos y desencuentros que creo más auténticos que los que aparecen en muchas películas de amor. Soy un espectador ingenuo.

Y podéis decir que están ante la cámara y actúan. No me cabe la menor duda. Pero ¿qué hago yo cuando escribo aquí? ¿Qué hago en la sala de profesores ante mis compañeros? ¿Qué hago cuando estoy en clase delante de mis alumnos? ¿Acaso vosotros no representáis todo el tiempo –cuando estáis con alguien- el papel del personaje que os habéis ido fabricando a lo largo de la vida? ¿Acaso no lo dijo ya Shakespeare?

Pero me he perdido. No se trataba –en este post- de defender el programa sino de explicar la tremenda inquietud que me causa que a Pseudópodo le disguste el programa.

¿Yerra su criterio de modo tan estrepitoso? ¿Soy por el contrario yo el que está ciego y falto de inteligencia y veo cosas valiosas donde solo hay telebasura? Esta contradicción –que parece insoluble- me ha hecho sufrir desde que escribió aquella entrada. Pero la lógica dialéctica oriental ha venido a anestesiar mi herida (no se me ocurre un modo menos cursi de hablar).

La contradicción forma parte de la realidad y es más fácil descansar en ese conflicto sin resolver que querer hacerlo.


Pseudópodo es inteligente. Yo soy inteligente. No hace falta tachar a uno de los dos de ignorante. A lo mejor puede explicarse con la fábula de los ciegos y el elefante. O quizás no. ¿Qué más da? No hace falta resolver la contradicción. No sé cómo se las va  a arreglar San Pedro, pero seguro que en el cielo descubro que ambos llevábamos razón. 

15 comentarios:

  1. ¿Por qué te disgusta el "enorme" [?] porcentaje de parejas gays que llevan?

    ResponderEliminar
  2. Lo lógico parece que sería llevar tantos homosexuales como haya en la sociedad, pero no más. Lo otro me parece que es querer hacer propaganda.

    ResponderEliminar
  3. Lo lógico parece que sería llevar tantos homosexuales como haya en la sociedad, pero no más. Lo otro me parece que es querer hacer propaganda.

    ResponderEliminar
  4. ¿No será que llevan a los gays que se presentan? ¿Por qué un programa de televisión debe representar las estadísticas de la población?¿No sería discriminatorio dejar de mostrar a parejas gays solo porque ya se ha cubierto un cupo? ¿Tú pides que en tus clases haya un porcentaje de gays que represente el porcentaje de gays de la población (creo que eres profesor)? ¿O das clase a los gays que te vengan y punto? ¿Propaganda de qué? ¿Alguien se va a hacer homosexual porque vayan más gays a First Dates?

    ResponderEliminar
  5. Si el programa sacase a menos parejas gays de "las que hay en la sociedad", ¿te habría disgustado?

    ResponderEliminar
  6. En justicia tendrías que decir que la mayoría de programas y películas de todas las cadenas hacen propaaganda heterosexual porque muestran abrumadoramente parejas heterosexuales, ¿no crees?

    ResponderEliminar
  7. Si las parejas heterosexuales no fueran la mayoría sí, pero no es el caso.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3/9/16 9:50

    Hay entre un 5 y un 7% de homosexuales. Los medios de hoy muy raramente muestran esa proporción, quizás algún caso puntual como el programa que se comenta aquí. Hace unos años, no tantos, la proporción era del 0%, redondeando: jamás o muy raramente aparecía un personaje homosexual. Entonces nadie se quejaba de que hubiera sobrerrepresentación de heterosexuales. La razón es bien sencilla y conocida por todos. ¿Por qué esas piruetas mentales para negar lo obvio? No os acuso de nada, ojo, simplemente no entiendo por qué negáis que la homosexualidad ha estado históricamente oculta por cuestiones morales. ¿Por qué ese autoengaño?

    ResponderEliminar
  9. Creo que si sacamos la conversación de lo meramente personal, esto difícilmente tiene sentido.

    Más allá de los números, o mejor dicho, por encima de ellos, están simplemente las preferencias personales. Seguramente de lo que se queje Marcos es de que según sus preferencias, le gustaría que el programa hiciera menos énfasis en las parejas homosexuales por el simple hecho de que el es heterosexual. A mi no me gusta el fútbol por ejemplo, y me parece machacón el tratamiento que se le da en los medios, más allá de que eso sea representativo de los gustos de la mayoría. ¿Acaso las televisiones y los medios están ahí para representar unas coutas o reflejar la diversidad? No, (las privadas, es decir, la mayoría) están ahí para ganar dinero con su programación, y no tienen ni obligación ni interés en mostrar un reparto "equitativo" o "representativo" de ningún colectivo ni de nada. Producen lo que les resulta rentable y punto, van a captar su "target" (publicitario, se entiende) y si se trata de homosexuales, pues bien, y si se trata de "singles", pues también. Si se tratara de eso, las programaciones tendrían como base los informes del CIS, y en las series y programas tendrían que aparecer los católicos que marca la estadística, o los musulmanes, o las madres solteras, o las inmigrantes, o los parados, o los millonarios... Algo que resultaría obviamente en algo absurdo.

    No obstante ¿de verdad piensas que actualmente el colectivo homosexual está infra-representado en las televisiones españolas? Porque yo a veces en ciertas cadenas, es que casi no veo otra cosa que homosexuales, seguro que por encima del 5 o el 7% si sumamos sus horas en antena. No sé que cadenas verás tú.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo3/9/16 14:02

    En absoluto hago juicios personales. Hablo de lo que he leído aquí, y ni Marcos (entiendo que te refieres a Loiayirga) ni tú habéis hablado de preferencias personales: habéis hablado de probabilidad y estadística como quien explica el resultado de tirar los dados una serie de veces. Yo me he limitado a decir que es obvio que la homosexualidad, ni siquiera hoy en día, se juzga y muestra con normalidad dando pie a numerosas distorsiones de representación. Es decir, existen fuerzas que hacen que las apariciones de homosexuales en los medios (quien dice homosexuales dice otras minorías) no sean meramente aleatorias (entre esas fuerzas están lo de la publicidad que has comentado en este último mensaje, por ejemplo). Me hizo gracia que apelárais a la estadística (¿por miedo quizás a que os llamaran homófobos?), sin más. En este último mensaje das una serie de razones que no voy a entrar a valorar pero que al menos tienen más en cuenta lo obvio.

    Respecto a la segunda parte, a falta de conocer los números, te recuerdo la existencia de sesgos cognitivos.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo3/9/16 14:17

    O sea, que a Loiayirga le molesta ver muchas parejas de homosexuales es la tele porque no le gusta (como a otros no le gusta el fútbol), no porque piense que se esté cometiendo una especie de "injusticia estadística" mostrando una proporción de homosexuales mayor de los que hay en la población general.

    Por mí perfecto. Me preguntaba por qué dijo lo segundo si era lo primero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/9/16 1:02

      Por qué dijo lo segundo (injusticia estadística) si era lo primero (gusto/disgusto personal).

      Perdón por el error.

      Eliminar
  12. Anónimo4/9/16 11:38

    "Me falta flexibilidad a la hora de pensar".

    ResponderEliminar
  13. Bueno...tampoco puedo hablar por él, simplemente intento adivinar su razonamiento.

    ResponderEliminar
  14. Quiero responder a todo esto en una entrada. ¿Pero cuándo?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...