23 julio, 2016

Costes hundidos.


He aprendido lo que son “los costes hundidos”. La página de la Wipidedia es demasiado larga. Yo os explico con un ejemplo. Has pagado por un libro y cuando llevas la mitad te das cuenta de que no merece la pena. ¿Sigues leyendo hasta el final para “amortizar” el precio que pagaste (o tiempo que has perdido hasta ahora)?

Entré en el cine para ver “El renacido”. Cuando llevaba dos horas de película (sabía que duraba dos y media) decidí que no merecía pena terminarla. La entrada ya la había pagado (son los costes hundidos), pero aún podía ganar media hora, en lugar de perderla en algo que no me interesaba. Eso fue lo que hice.





………………
Hoy mismo he encontrado un escrito muy elogioso sobre la trilogía de “Tu rostro mañana” de Julián Marías. Lo firma el autor del blog “Todos los libros un libro”, también autor de “Buscando leones en las nubes”, blog del que también he hablado mucho aquí.

Es curioso porque hace tiempo había leído una crítica muy dura de Pseudópodo contra esa trilogía. Pese a todo, -y aquí entran los costes hundidos- Pseudópodo leyó las 1300 páginas pese a que se había dado cuenta de que no le gustaba mucho antes de terminar. (Aunque lo leyó en ebook, y quizás no pagó por él). 

1 comentario:

  1. Pues sí, es un buen ejemplo de costes hundidos el mío... en realidad no pagué por el libro, pero con los libros me sale el prurito de acabarlos, y con el de Marías parecía que en algún momento se iba a poner interesante la cosa, así que seguía leyendo y cuando más leía más parecía que "desperdiciaría" si lo dejaba.

    Espero haber aprendido la lección... aunque a mí me va a seguir costando salirme del cine a la mitad, siempre pienso que se puede acabar arreglando.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...