10 diciembre, 2015

Conversación ficticia (o hablando conmigo mismo). (ROJO 4)

Interlocutor: ¿Para qué te has teñido?

Yo: Para pasar desapercibido, no te fastidia.  Está claro. Me gusta llamar la atención, que hablen de mi, ser protagonista.

Interlocutor: ¿Pero no te das cuenta de que es algo infantil? ¿Qué sentido tiene que hablen de ti por algo tanto tonto? Se entendería si se tratara de haber logrado una meta difícil o tener un mérito especial en algo… pero que hablen de ti por algo tan superficial…

Yo: Si tuviera esos méritos de los que hablas seguramente no necesitaría teñirme el pelo. Ese es el problema. Necesito ser valorado por algo y me agarro a lo más fácil como último recurso.

Interlocutor: ¿No te parece una esclavitud esa dependencia de los demás, esa necesidad de que hablen de uno?

Yo: Claro que lo es. Pero saber que es una esclavitud no me libra de ella. Necesito a los demás y su reconocimiento. Todos lo necesitamos. Yo quizás más que el resto.

Interlocutor: Pero es una manera trivial y pueril de distinguirte. Entiendo que todos necesitamos sentirnos distintos pero…

Yo: El problema es que he decidido aceptarme como soy. Soy así de simple y dependiente. Soy así de infantil. Me siento feliz si todos hablan de mí, aunque sea por algo así.

Interlocutor: No te entiendo.


Yo: Tampoco yo lo entiendo del todo pero he decidido hacer lo que me da la gana sin importarme demasiado como soy. Soy así. Me acepto como soy. No me importa reconocer que necesito protagonismo. Mi pelo es mucho menos molesto que las intervenciones de algunos compañeros en un claustro para hacerse notar. Yo no le quito tiempo a nadie, el que no quiera hablar de mí que no hable. Después de haberlo hecho me he sentido muy feliz. Me ha producido grandes satisfacciones y creo que hoy me acepto más a mí mismo. Si no lo hubiera hecho sería el mismo pero un poco más frustrado.

Interlocutor: Pero después de semejante bobada no pretenderás hacernos creer que quieres meditar y todo eso tan profundo...

Yo: He leído que nadie se pone a meditar siendo quien no es. Cada cuál medita siendo quien es. El nostálgico va con sus recuerdos, el triste con sus tristezas, el fantasioso con sus fantasías. Solo puedo meditar siendo quien soy. ¿Soy "un notas"? (O sea un tipo que da la nota) Pues eso. Meditar puede meditar todo el mundo.


1 comentario:

  1. No deja de tener cierta coherencia. Digamos que es la historia del samurai que se tiñó el pelo de rojo para lograr aceptarse a sí mismo y recibir el aliento del pueblo más por eso que por sus hazañas guerreras puesto que era un pacifista. Sería el título de una novelita: El samurai que se tiñó el pelo de rojo. ¿Me permitirás escribirla algún día?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...