16 octubre, 2015

Fumar.

Eran otros tiempos. Fumar aún no estaba prohibido en los bares. Aunque naturalmente en los hospitales no se fumaba.

Mi hermano empezaba entonces como médico. Auscultando a un paciente le preguntó:

- ¿Usted fuma?
- Si. ¿Quiere un cigarro? contestó el paciente.

Mi hermano cuenta que el hombre no estaba bromeando. Respondía que sí sin ningún remordimiento y convencido de que cuando alguien te pregunta si fumas, aunque sea un médico, es para pedirte un cigarro.


1 comentario:

  1. No sé si hay mucho que comentar a esta anécdota. Pero en todo caso, dejo un comentario más que nada porque somos los bloqueros los que damos algo de calor a esta blogosfera tan desolada y alicaída. No tiene nada que ver con la vida que tenía esto hace cinco o seis años. Entonces igual te hubiera dejado un mensaje combativo sobre esta anécdota. Pero hoy, bastante hacemos con seguir aquí, contracorriente. En la desolación de la quimera. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...