12 junio, 2015

Una frase de mi padre.

Desde ya hace dos meses, son los nietos los que acompañan por las noches a mi padre. Cobran el dinero que antes cobraba una mujer y se turnan y duermen en su casa, para que no esté solo.

Yo, que vivo dos pisos más arriba, bajo casi siempre a acompañarlo de 10:00 a 10:30 que es el tiempo que queda desde la que se va la asistenta hasta que llega uno de los nietos.

Cuando salgo de fin semana no puedo acompañarlo ese rato. Hoy teníamos pensado irnos a Tordesillas con la caravana, pero al final nos iremos mañana temprano y pasaremos solo la noche del sábado.


Ayer, con una nieta ya en casa, cuando yo me subía a mi casa, como despedida, me dijo: No me abandones que estoy muy viejo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...