03 octubre, 2014

Una vieja anécdota.

Hace muchos, muchos años, el párroco vino a verme a casa. Yo sufría los síntomas de una depresión y él era el cura de la pequeña comunidad cristiana a la que yo pertenecía. Era un hombre con mucha guasa.

No entiendo bien la razón por la que yo lo recibía en la cama, pero así era. Él estaba sentado a mi lado y yo tumbado. No recuerdo de qué hablamos. No era de mi depresión, pero en el trascurso de la charla contó algo que tenía que ver indirectamente con ella y que consiguió hacerme reir. 

-         - Alguna viuda cuando la confieso me dice que se quiere morir. Les respondo:
Otro deseo no sé, pero ese le puedo asegurar que se le cumple. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...