24 enero, 2014

Aborto e ingenuidad.

Fue el único compañero de mi clase, que se puso corbata negra el día que Franco murió. Estabamos en COU y tendríamos 17 o 18 años. Su padre, al contrario que el mío, era un franquista redomado. Aun recuerdo sus apellidos que no escribo aquí para no estigmatizarlo, pobrecito.

Cuando en tiempos de Suarez se discutía la primera ley del divorcio en España (la de Fernández Ordoñez) este chico argumentaba en contra diciendo que tras el divorcio vendría el aborto. A mí, entonces, como a tantísima gente, el aborto me parecía algo horroroso, y por supuesto, no deseaba que se permitiera. Yo lo negaba, negaba que tras el divorcio, inevitablemente, tuviera que venir el aborto. Pero pasado el tiempo ocurrió lo que aquel chico había anunciado.

Con la misma ingenuidad que la mía de entonces, hoy, muchos niegan que tras "el aborto sagrado" veremos, poco a poco, con más permisividad el infanticidio de los niños con malformaciones..

2 comentarios:

  1. www.elmundo.com/portal/noticias/internacional/solicitan_la_eutanasia_para_menores.php

    ResponderEliminar
  2. Comparar el infanticidio con la interrupción del embarazo es retorcer la argumentación. No es lo mismo un embrión que un bebé. Al principio del desarrollo fetal no hay de arquitectura cerebral suficiente para poder hablar de persona existente. El soporte de la presumible identidad, consciente o inconsciente, la diferenciación mínima que contiene el concepto de individuo, no está. Si no hay cerebro, no se puede hablar de 'alguien', con el menor viso de propiedad. Solo a partir del sexto mes del embarazo, el neurodesarrollo acaba por resultar en una cosa biológica que, de hecho, nos convierte en afines, semejantes, muy diferente a células migrando, proliferando o muriendo programadamente, hasta ocupar un lugar asignado. Es cuando, comienza la definición y organización cerebral, para después, ya muy avanzada la gestación, "encenderse", de la nada, casi como un milagro, produciéndose, por ejemplo, las ondas cerebrales. Es el nacimiento del sujeto, propiamente dicho. Yo le acepto que a una madre pueda ser considerada asesina al abortar, pero en el preciso momento en que ese feto sea cerebralmente viable, sobre el 7mes de embarazo. Como ve, hay día y noche, no solo un sempiterno crepúsculo, discontinuidad, desde el simple proceso biológico a una personita con derechos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...