08 abril, 2018

Una presentación de Solenoide.

En este vídeo explico la impresión que tengo de Solenoide. Me faltan por leer 150 páginas, tiene ochocientas.

Si no sabéis si quereis leerlo podíais leer, en alguna biblioteca, el capítulo 9. He pensado que podía hacer un vídeo con su lectura. He repasado toda la primera parte hasta el capítulo 10 y ese capítulo me parece muy significativo. A mí me encanta.


4 comentarios:

  1. Yo también estoy leyéndolo (me faltan 250 páginas) y coincido con lo que dices: en ocasiones, cuando dedica un capítulo a contar los sueños, se hace pesado, pero casi siempre es deslumbrante. Este hombre es un superdotado de la literatura, escribe con una riqueza de imaginación, de referencias culturales, de sentido poético que te resulta abrumador, tanto que yo a veces tenía que dejar la lectura porque era intoxicante… Pero a la vez, tiene un estilo sumamente claro (la traductora ha hecho un trabajo excepcional, hay que decirlo) que se lee con mucho agrado.

    Y sobre todo, lo que me gusta a mí (y estoy seguro que a ti) es ese vértigo metafísico, la sensación de que hay algo más allá, que percibes oscuramente, de que las cosas no son sólo lo que parecen sino que apuntan a otra realidad. Yo, a pesar de que por momentos pueda empacharme, estoy disfrutando como hacía tiempo que no lo hacía con una novela (pienso en la pobreza de espíritu de las 1000 páginas de la trilogía que me leí de Javier Marías…).

    ResponderEliminar
  2. Buenas,

    Me alegra verte con tan buen aspecto (aunque sin el pelo rojo) y ver por fin algo de esa mítica caravana de la que tanto hablas. Y también por supuesto me alegra ver a Pseudópodo por aquí.

    Sobre el libro ya me están entrando ganas de leerlo, aunque 800 y pico páginas...ufff...no sé de donde sacaría el tiempo.

    Respecto del tema del libro no sé por qué me ha rondado por la cabeza desde que vi el video si esta preocupación por el sentido de la vida, la metafísica la trascendencia, es común a todos los humanos o no. A mi me da la sensación de que este cuestionarse por esos temas es propio de un tipo de personalidad o carácter, de las personas introspectivas, que se ensimisman, con sentido de la reflexión, introvertidas. Me da que hay otro tipo de personas (tal vez las más) que simplemente intenta vivir lo mejor que pueden sin hacerse muchas preguntas. Por decirlo gráficamente, que no me veo a Belén Estaban pensando en si la realidad es en el fondo una simulación informática de una civilización extraterrestre superdesarrollada o planteándose cuestiones trascendentes o metafísicas. O lo mismo estoy prejuzgando sin demasiada base, todo puede ser.

    También me pregunto quien vive mejor, si el que se hace preguntas o el que no se hace ninguna, o las menos posibles. Es un poco tópica la pregunta, pero tampoco os creáis que lo tengo tan claro, también tiene su disfrute el desafiar a la inteligencia haciéndose estas preguntas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy leyendo Solenoide por tu recomendación. Acabo de leer el capítulo 9 que tanto te gusta y ciertamente es brillante. Me quedo con esa sensación de ser un Elegido porque se me ha concedido la posibilidad de la existencia frente a la nada, y nos enfrentamos al misterio de la vida. Podemos intentar comprender el mundo, hacermos maquetas de él y podemos pensar nuestras elecciones y podemos pensarnos pensándonos (la metacognición). Me fascina el narrador porque lleva un diario, aunque se dice que no es escritor. "Mi diario es mi testimonio, es la prueba de que, en un instante y un lugar con coordenadas precisas, el mundo se abrió y dio lugar a una brecha a través de la cual se colaron en su interior los pseudópodos, cautivadores y terribles, procedentes de otro muno; no los de uno ficticio, tampoco los de un cerebro febril, sino que estaban incrustados en lo que todavía llamamos realidad". Coincido con él. Cada día escribo páginas y páginas en mi diario intentando comprender y constatando que cada día es único y extraordinario. He sido diarista desde los doce años. Y si escribiera una novela sería una derivación de mi diario.

    Había leído de Cartarescu,Las bellas extranjeras, que es un libro divertidísimo que ahonda en la tribu de los escritores rumanos. No sabes hasta que punto hay envidias entre ellos y en especial hacia él porque destaca y se ha convertido en el principal referente de la literatura rumana.

    El personaje del conserje del instituto que espera que venga un platillo volante a llevárselo es genial. Cada vida es única y especial.

    ResponderEliminar
  4. Joselu, me alegro mucho de que a través de mi blog hayas encontrado algo valioso: Solenoide.
    El texto al que haces referencia es muy interesante desde el punto de vista filosófico. Estuve pensando si ponerselo a los alumnos para comentar. Recuerda al texto de Pascal. El hombre es una fragil caña, cualquiera puede romperlo, pero una caña que piensa y ahí está su grandeza.

    Yo nunca he conseguido llevar un diario durante una temporada larga. Lo he hecho en alguna ocasión con motivo de un viaje de vacaciones. Era bastante insustancial. Como comíamos en restaurantes tendía a anotar sobre todo lo que habíamos comido. Una chorrada.

    En algunas temporadas (cuando vivía mi madre) este blog funcionó de algún modo como diario.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...