27 agosto, 2014

Viaje a Madrid 3.

Faltaban unos minutos para que se acabara la sesión de tarde en el Museo del Prado. Pronto los celadores empezarían a echar a la gente. Ella era arte en estado puro y los vivos colores de Rembrant se avergonzaban a su lado. Me acerqué y le dije. 


Sabes que aquí no se pueden hacer fotos ¿Verdad?
Me miró extrañada y miró el móvil que llevaba en la mano, como diciendo... pero si no he hecho ninguna. 
Y entonces le aclaré: No. Si soy yo. Como no puedo hacerla aquí, ¿me darías permiso para hacerte a ti una cuando salgas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...