24 junio, 2014

Ver un negro.

Cuando veo un a negro me gustaría ver solo a una persona y no tener presente que es negro. Tengo un alumno negro y naturalmente cuando lo veo, veo a Pepito Pérez, con su nombre y apellidos, que por supuesto no son esos. Sin embargo, el poco trato que he tenido con personas de esta raza me impide olvidarme de la suya. ¿Por qué? ¿Para qué? Esto es absurdo porque su raza no tiene la menor importancia en nuestra relación, pero sin embargo está presente, como si fuera algo a tener en cuenta.

Adela Cortina, hablando en general, decía que los españoles no somos racistas. Tenemos "aporofobia", no soportamos a los sin techo, a los indigentes, a los menesteroso, en una palabra, a los pobres.

No creo que yo sea racista, pero cuando veo un negro es como si a su lado estuviese toda la significación que su raza ha tenido historicamente y el desprecio que ha sufrido, y no pudiera olvidarme de ello en mi relación con él.

También es verdad que cuando veo a un mujer o a un hombre no veo solo una persona, veo una mujer o un hombre. Y cuando veo un hombre mayor, también su edad está presente todo el tiempo, al tratar con él. Pero es que en realidad ser hombre o ser mujer, ser anciano o ser joven condicionan de algún modo mi relación con ellos.

Pero... ¿para qué sirve tener presente la raza de una persona cuando estás hablando con ella?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...