05 julio, 2007

PRIMER BAÑO

Estoy en el río Pelayos. Va a ser mi primer baño de la temporada. Hemos venido sin poner el climatizador para coger con ganas el agua fría, pero cuando meto los pies se me quita toda la que había hecho por el camino. Sé que luego estaré bien, pero me cuesta creerlo al sentir los pies helados que pisan la roca.

Se lo explico a los alumnos, aunque creo que no les he puesto nunca este ejemplo.
Es algo que no viene en ningún libro de cuarto de ética, pero yo le dedico una clase. Tampoco lo incluí en el mío. Se trata de los siete pecados capitales. Cuando se da el tema de la felicidad yo les cuento que para ser feliz según la religión cristiana hay que evitar esos 7 vicios que son el origen de todos los demás.

La pereza es la resistencia a hacer lo bueno. No es que se tenga pereza para lo malo. Nos cuesta hacer algo que sabemos que está bien hacer, algo que somos conscientes que nos proporcionará un bien, pero nos resistimos a ello. Estoy seguro de que si me lanzo al agua no me arrepentiré. Nunca me ha pasado, me gustan los baños en el agua fría.

Sin embargo ha atardecido, ya no da el sol en este hondón por debajo del puente, el sitio está completamente solitario y umbrío, noto mi cuerpo sudado pero considero la posibilidad de ducharme cuando llegue a casa. No es necesario bañarme aquí hoy, tengo todo el verano. Creo que me animaría más si viera a alguien nadando.


De pronto me acuerdo de la definición de la pereza. “Resistencia para hacer lo bueno”. No voy a ser tonto. ¿desperdiciar un baño por esa natural resistencia que ya glosaron los Padres de la Iglesia?

Me meto y, una vez superada la primera impresión que combato dando unos buenos gritos, el agua está riquísima, Pilar se baña también. “Esto es el verano” me digo a mi mismo, se lo digo a Pilar, mientras nado boca arriba mirando las copas de los árboles bastante por encima de nuestras cabezas. Esto es el verano.





---------------------
Otro ejemplo que se me ocurre es más sexual. ¿No habéis sentido nunca pereza para hacer el amor? Hoy estoy lanzado. Pienso vencer todas las perezas.

2 comentarios:

  1. Mi primer baño ha sido en el mediterráneo. Había olas. Y gruas en el horizonte.

    ResponderEliminar
  2. "había olas". Esa frase era una frase de victoria cuando mis hermanos y yo eramos niños y regresabamos de bañarnos (la Antilla en Huelva) Si había olas la diversión estaba asegurada.

    Parece que tú la dijeras con la misma alegría que nosotros entonces.

    Las gruas en el horizonte hablan de asuntos que hemos conocido después: especulación, ladrillo, corrupción.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...