03 junio, 2007

LOS HIJOS 2


La vida es una travesía por territorio comanche y los peligros acechan noche y día. A los cuarenta y tantos años puedes llegar a creer que, dentro de lo que cabe, lo tienes todo bajo control. Conoces el terreno, los mejores lugares para pasar la noche y sabes dónde hay agua y qué hacer frente una estampida de búfalos.

Pero si tienes un hijo de 17 las cosas no son tan sencillas.

Cada uno monta ya su caballo. Cuando era más pequeño iba en tu montura, y aunque era más incómodo, si huías de un peligro lo sentías pegado a ti y abrazado a tu espalda. Eso te tranquilizaba.

Ahora él maneja sus propias riendas.

Si avistas un pequeño grupo de indios puedes considerar que lo mejor es enfrentarte y eliminarlos para que no avisen a los otros o por el contrario decidir que conviene darle a las espuelas y huir a galope tendido.

Lo mismo te da. Decidas lo que decidas a tu hijo le puede parecer exactamente lo contrario. No hay tiempo para convencerlo porque hay que actuar deprisa. Si quieres correr habrás de hacerlo solo porque él se planta a esperarlos con el colt en la mano. ¿cómo vas a irte y que lo capturen por pardillo?

Pero ¿y qué haces si es él quien se pone a correr, y además en la dirección menos adecuada? No te queda más remedio que seguirlo también a regañadientes.

Si atravesar solo el territorio indio es difícil, hacerlo con un inexperto que no sabe que lo es, se convierte en la tarea de un héroe. Habrás de pelear contra los indios y contra tu hijo. Encontrar agua para los dos, conseguir que no le pique un serpiente venenosa y que aprenda además a protegerse de una tormenta de arena. En tu afán de ayudarle querrías sustituirlo pero aunque lo desees no puedes vivir por él.

Las riendas de su caballo es él quien las lleva y tú solo puedes intentar convencerlo de que haga lo que crees que debe hacer. Ardua tarea, cuando no imposible.

Después de aconsejarle únicamente cabe una cosa: esperar que él decida y luego viva para contarlo.

14 comentarios:

  1. catalino3/6/07 15:56

    ¡Ay!¡uy!¡cuidado!
    Sí, querido, esta película la he visto; no, la he pasado.
    Empieza igual: reponedor, repartidor de pizzas, camarero, vendedor, operador...
    Ahora: estudiante de ¡maldición! periodismo, enamorado y currante en la radio.
    Tranki, van con su mundo y no es el nuestro.

    ResponderEliminar
  2. pipurrax3/6/07 17:49

    Caballos, riendas, desiertos..¿Pero tú no vivías en Salamanca?

    ResponderEliminar
  3. A Gabriel le despidieron el lunes de su tercer trabajo basura (en PRISA, jaté)por enfrentarse a la jefa. Me llamó con un sofoco que paqué y yo me acordaba de lo fácil que era consolarle cuando se caia de pequeño y se hacía pupita.Después se enfrentó a la situación de tal forma que hizo que me sintiera todavía más orgullosa de él. No lo hagas por los dos:enséñale los signos para encontrar agua potable y cómo protegerse de las mordedura de las víboras. Es difícil, pero es así.
    Me ha quedado muy Bucay, lo siento...

    ResponderEliminar
  4. Otra cosa: he estado en las jornadas de literatura de Arenas y he conocido a un poeta de Salamanca que me ha encantado: Raúl Vacas
    http://raulvacaspolo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Me ha parecido muy lograda la alegoría: creo que ganas mucho cuando pones la etiqueta "personal".

    Me resulta díficil pensar (pero así lo creo) que mis hijas (tres y cinco años) son ahora más razonables de lo que serán dentro de diez años.

    ResponderEliminar
  6. ok, ana, es fácil, a partir de ahora pondré la la etiqueta personal a todos los post
    ;)

    ResponderEliminar
  7. Avería, la teoría me la sé (creo), lo que me cuesta es la práctica. Tanto mi mujer como yo creo que tendemos a la sobreprotección. Lo cual es muy lamentable.

    el mensaje que se le envía al hijo con la sobreprotección es "Tú sólo no puedes"

    ResponderEliminar
  8. El "solo" del correo anterior debía ir sin acento. No usar la vista previa es lo que tiene.

    ResponderEliminar
  9. catalino4/6/07 22:02

    Te adjunto la receta que me pasó mi maestro.

    "La chuleta

    lo que quieras que se lea

    Atención: lo mejor es cortar y pegar el nombre de la página, escribiéndola se suelen cometer errores. atención a las comillas que se suelen olvidar, sobre todo las segundas. el único espacio posible y obligatorio es el que hay entre la a y href ( aparte de lo que quieras escribir) Primero edita el comentario y así puedes saber si funciona.

    Lo de arriba sería un enlace a lapaginaquequieras.com y saldria como texto en azul y subrayado lo que quieres que se lea

    Si no te sale me cuentas"

    Cambiar editar por vista previa.

    ResponderEliminar
  10. catalino4/6/07 22:07

    Fallo gordo.
    Intento vía mail.

    ResponderEliminar
  11. Tampoco puedo: Delivery Status Notification (Failure)al correo que te envié.
    Es muy fácil.
    Tienes que poner
    1º este signo <
    2º una a
    3º espacio
    4º una h
    5º una r
    6º una e
    7º una f
    8º un =
    9º unas "
    10º la dirección http:www.esaolaotra
    11 comillas
    12 lo que quieras que se lea tipo: catalino es un zote
    13 <
    14 /
    15 a
    16 >

    y sale.
    Si te enteraste es que vales mucho.

    ResponderEliminar
  12. el blog de averia

    Creo que lo he logrado. Cat, el favor que me has hecho es impagable.

    Y además es cierto lo que decía: debo valer mucho porque en sus indicaciones faltaba un <

    Pero buscando en internet el "href=" creo que lo he conseguido

    Muchísimas gracias

    ResponderEliminar
  13. No sabe usted bien lo contento que me voy a dormir habiendo aprendido esto.

    Muchas cenquius.

    Ya me creo que sé HTML. ;)

    ResponderEliminar
  14. ¡Sapristi! A ver.
    He soñado que me faltaba ese signo.
    Veo que tú solito...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...