14 mayo, 2007

DE LOS INCOVENIENTES DE QUE EL TIEMPO SÓLO AVANCE HACIA DELANTE Y NUNCA HACIA ATRÁS.


Alguna vez había mirado mi coche nuevo (antes, ahora ya tiene más de un año) y había pensado: “sólo es un instante, un mal momento y puedes escacharrarlo contra otro”. Pensaba en un golpe en la ciudad. Si te planteas un accidente en carretera te preocupas por tu salud, no por el coche.

Sólo es un instante y ya no hay vuelta atrás. En el segundo siguiente a recibir el impacto volví a pensarlo: Ha sucedido. No hay remedio. No es un sueño. Ha pasado de verdad. Lo estropeaste. Casi no noté el golpe (no fue muy violento), aunque su morro estaba bastante estropeado, y mi aleta izquierda, y mi faro izquierdo y mi rueda pinchada. Y el agua del radiador por el suelo, y la batería un poco desplazada.
Bajé del coche, miré mi faro roto y volví a decírmelo a mi mismo. Ha sucedido. Como si necesitara convencerme. Inmediatamente después vi que no había visto el ceda el paso.

Me había planteado esta posibilidad con el coche. Pero también con mi cuerpo. Imagina que de repente algo te siega un brazo. No sientes dolor pero lo ves separado de tu cuerpo. Ya está, ha pasado, tu brazo está ahí. No hay rectificación posible. Es inapelable. La realidad se impone rotunda y no cabe ningún tipo de marcha atrás. Real es aquello que se resiste a nuestros deseos.

También me lo había imaginado con otra persona. Con el cuerpo de un ser querido. Ves su cuerpo roto y ya no hay nada que hacer. Lo pasado pasado está.

Zubiri dice que hay algunas características de la realidad que se han estudiado poco. Por ejemplo su “fuerza de imposición”. Se ha hecho poco hincapié en este aspecto. La realidad se impone. La realidad me posee y se me impone. Es el poder de lo real. Y me va a costar una pasta.

Debo haber usado mucho el botón “rew” del video. ¿Cómo es posible que me sorprenda que la realidad no tenga tecla de rebobinar?

Estoy triste. Sé que mañana estaré un poquitín menos. Y dentro de una semana bastante menos. Estos pequeños desastres los vas asumiendo poco a poco. El dolor va perdiendo su fuerza con el paso del tiempo. Sólo es cuestión de esperar pero me gustaría que ya hubieran pasado quince días. Ahora lo que lamento es que la vida no tenga el botón de FW.

6 comentarios:

  1. Me sucede lo mismo cuando sucede algún revés inesperado: una herida, un accidente. Si pudiese volver aunque sólo fuese 15 minutos atrás. Pero no se puede. Animo, el coche tiene arreglo, tu otra hipótesis hubiese sido mucho peor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por los ánimos, heptafon.

    ResponderEliminar
  3. Siento tu incidente, pero mi consejo para casos así es apostar por una buena compañía de seguros.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, ángel. No sé si más adelante suscribiré una póliza más amplia. TEnia la póliza 10 de Mapfre que no cubre los gastos de destrozo de mi coche.

    ResponderEliminar
  5. Mira, querido: cuando te has pasado año y medio de hospital en hospital y has visto las consecuencias de tantos golpes(ciudad o carretera, puede dar lo mismo) se aprende que lo mejor de todo es que no te ha pasado nada, ni a ti ni a nadie. No es un tópico.Piensa en otra realidad: lo que pudo haber sido y no fue. me alegro infinito de que estés bien. Lo lamento por tu coche de un año, pero sólo es un cacharro que te transporta, no un apéndice de ti mismo.
    Además: cualquier tiempo pasado fue anterior. Un beso grande, tron

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...