09 febrero, 2014

No me gustó el final de Breaking Bad.


Ayer terminé de ver “Breaking Bad”. Cinco temporadas. 62 capítulos. A cuarenta y cinco minutos cada uno, multiplicad vosotros que yo soy muy lento: un montón de horas.

Solo recuerdo haber disfrutado tanto con “Los Soprano”.

Del Jot Down (on line) me gustan muchos las entrevistas. Pero también las cosas que publican sobre cine y TV. Y es una pena que estos últimos artículos no los recojan en la revista impresa.A mí me parecen lo mejor.

En Jot Down he encontrado un artículo buenísimo sobre el final que me ha ayudado a entender lo que, sin ser muy consciente, yo también había visto. Tampoco a mí me gustó como concluye la historia.
No quiero hacer un spoiler, de modo que no hablaré claro. 

El creador de Breaking Bad no se ha atrevido a ser coherente hasta el final con el personaje que había ido dibujando. La serie avanza en una dirección pero se asusta de seguir en esa dirección hasta el final. Un final feliz no hubiera sido coherente pero su autor procura endulzarlo lo máximo posible. Aunque el final no me guste, como dice en el artículo que cito, el final es la guinda de un pastel. El pastel puede ser riquísimo aunque no te guste la guinda. Y eso no hace perder mérito al pastel.

Se me ocurre una cosa. ¿Por qué no hacen una última temporada con otros tres finales posibles?
Podían retomar la serie tres capítulos antes del final. Y caminar en otras direcciones diferentes. ¿Se ha hecho eso alguna vez? Molaría. 

El artículo, que solo debéis leer si habéis visto la serie, está aquí
Y aquí hay otro también muy interesante. También con spoiler. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...